lunes, 27 de diciembre de 2010

Estados Unidos, un país de oportunidades

No cabe la menor duda, de que esta poderosa nación ha cometido muchos desaciertos, tanto en su política exterior como interna. Los documentos filtrados por la página de Internet Wikileaks, ha demostrado muchos errores cometidos por los Estados Unidos, además de su debilidad en el control de documentos sensitivos.

En los últimos años ha endurecido sus leyes y controles migratorios, sobre todo, los orientados a la inmigración latina; a tal extremo que ha incurrido en muchas injusticias e igualmente ha despertado los sentimientos racistas en algunos políticos y personajes influyentes –así lo perciben algunos inmigrantes radicados en ese país-.

Hace pocos días, decía una dama de unos 60 años –aparentemente de origen centroamericano- que formaba parte de un grupo de turistas que visitaban la república de Panamá, casi en un tono de malestar y frustración, “que a todo el mundo le encantaba y sentían hasta placer, al criticar a los Estados Unidos de América; pero, no se detienen a ver la otra cara de la moneda. Éste ha sido para millones de personas de Latinoamérica y el resto del mundo un país de oportunidades”.

Cientos de miles de latinos encontraron una oportunidad de trabajo y vivienda en los Estados Unidos; además, han podido educar a sus hijos en esa nación, tan maravillosa por su sistema democrático y respetuoso de la libertad de opinión y los derechos humanos.

En fin lograron una mejor calidad de vida para ellos y sus familiares, que lo más seguro, es que jamás hubiesen hallado en sus países de origen.

Estos inmigrantes honrados y trabajadores, así como recibieron una puerta abierta para un mejor sistema de vida, también, han sabido hacer grandes aportes al desarrollo y grandeza de los Estados Unidos de América. Por ejemplo, la comunidad cubana que en su mayoría habita en el estado de Florida; tanto así, que a una de las ciudades de este estado norteamericano, le llaman la pequeña Cuba (Miami).

Por otra parte, tenemos a los millones de mexicanos que viven en el estado de California y en otros estados del oeste, cuyos hijos han crecido respetando la democracia y las leyes norteamericanas. Asimismo, podemos mencionar a miles de chilenos, argentinos, venezolanos, panameños, colombianos, centroamericanos, dominicanos y otros –cuya lista sería extensa- que agradecen a Dios por la oportunidad recibida y bendicen a esta bella nación. ¿Y porqué no mencionarlo? Inmigrantes de Europa, tales como los españoles, italianos, rusos, y de otras naciones, han encontrado grandes oportunidades de superación, en la nación más poderosa de la tierra.

No podemos olvidar a la gente afroamericana, que tanto sufrió por las crueles y despiadadas prácticas racistas, y que hoy día gozan de todas las libertades que puede ofrecer una nación democrática y respetuosa de los derechos civiles. Se han destacado en el campo laboral, artístico, empresarial… Y la demostración cumbre de que los Estados Unidos de América, es un país que no puede ser igualado, por sus grandes oportunidades, es haber llegado a la silla presidencial de la primera potencia del mundo, un político de origen afroamericano. Hace unas décadas esto hubiese sido un sacrilegio, pero, hoy día un político –sin importar el color de la piel- por su inteligencia, vocación democrática y persistencia, ha llegado a ser el Presidente de los Estados Unidos de América: una nación de grandes oportunidades para los latinoamericanos.





Por:
Eric Enrique Aragón
27 de diciembre de 2010

sábado, 25 de diciembre de 2010

La navidad que sale del corazón…

¿Cuántos seres humanos sienten en su corazón el verdadero significado de la navidad?
La mayoría de personas casi en todos los países occidentales y más que todo en América Latina, actúan como un gran río cuando se desborda, en la época de navidad. Hacen grandes fiestas, con canciones estridentes, juegos artificiales por todas partes y una algarabía, que parecieran peleas de gallos o carreras de caballos. Y la nota sobresaliente es el intercambio de regalos, los abrazos y la expresión, que se ha convertido en un protocolo obligado “feliz navidad”.
No se puede juzgar a los que celebran la navidad de esta forma. Cada uno lo hace de acuerdo a sus convicciones y siguiendo las costumbres de su familia.
No obstante, debemos sentir y practicar el verdadero significado de la navidad. Ésta nos debe traer el recuerdo de un niño que nació hace 2 mil años, en Belén. Cuya misión era llevar en su espalda nuestros males y sufrimientos, para que todos nosotros pudiéramos alcanzar la salvación de nuestras almas.
Pero, lo más hermoso de este acto de fe y amor por la humanidad, es que podemos tener una herramienta poderosa para utilizarla en cada momento difícil y triste de la vida, no importa si es un problema material o emocional.
Gracias a ese niño, llamado Jesús, hoy día, todas las personas que necesitan ayuda para dejar un vicio, controlar la ira, lograr la unidad familiar, practicar los valores morales, mejorar la conducta de los hijos; conseguir un empleo, resolver un problema en el ambiente laboral, satisfacer una necesidad material, pedir ayuda en medio de una enfermedad o dolor… “únicamente tienen que pedírselo a Jesús y creer en Él Jesús tomará en sus manos el problema y lo resolverá de la mejor manera para usted.
¡Por favor! Aparte unos minutos de su agitada vida en este mes de diciembre, vea todo lo hermoso que usted tiene y agradezca desde lo más profundo de su corazón a Jesús por haber nacido y por ayudarle cada vez que clama a Él con fe.
Pídale la fuerza necesaria para mantener a su familia unida y que usted sea mejor practicante de la Fe Cristiana.

Jamás olvide que hay seres humanos que tienen graves problemas y sobre todo los niños... ¡Quizás usted los puede ayudar!







Por:
Eric Enrique Aragón
25 de diciembre de 2010






jueves, 9 de diciembre de 2010

¡Hasta cuándo el abuso sexual contra los niños…!

Es inaudito que aún en este siglo 21, tengamos que leer noticias tan desgarradoras, como la que publicó un medio informativo de Canadá.

La noticia se refería al desmantelamiento de una red internacional de pornografía infantil. En total, 25 niños, de los cuales 12 eran canadienses, pudieron ser salvados.

Pero, lo más aterrador era lo que seguía en la noticia. Los detenidos –o mejor dicho los monstruos- que se dedicaban a elaborar y distribuir el material pornográfico, utilizaban niños de 4 años, los cuales eran agredidos, violados, y golpeados ¡Bueno…! Imagínese lo más satánico y aterrador contra un bebé de 4 años –que pueden ser nuestros hijos-.
¿Dónde está la protección del Estado? Todos los gobiernos en representación del Estado, tienen la obligación por ley, de proteger a los seres más vulnerables: los infantes. Casi en todas las constituciones de los países, y sobre todo, en las naciones de Europa y América, se establecen normas de protección a los niños y a la familia (pareciera que son adornos). E igualmente se firman muchos acuerdos internacionales sobre el mismo tema; además, existe una gran cantidad de fundaciones que directa o indirectamente tienen que ver con esta labor.

Asimismo cada uno de nosotros tiene que cuidar a sus hijos y colaborar con aquellas campañas que se hagan para sacar de la calle a los niños abandonados y ayudar a las familias más vulnerables.

Las redes internacionales que se dedican a la pornografía infantil, tienen secuaces en todos los países, que se dedican a buscar a estos niños vulnerables ¿Cuáles? Los niños que viven en las calles o forman parte de familias desintegradas o en la extrema pobreza. Los niños que nadie vigila y son fáciles de confabular o secuestrar.

En fin, la pornografía es uno de los negocios más prósperos del planeta. Y tiene que ver mucho con la demanda. La juventud hoy día se la pasa viendo pornografía en la Internet. Y esto es natural, pues, los sistemas educativos, los valores morales, y las instituciones que tienen que instruir mejor a nuestros jóvenes no están cumpliendo con ese rol.

Por otro lado los adultos con mentes torcidas que pagan por la pornografía infantil, son los que mantienen esta aterradora industria tan lucrativa.

Pero, cada gobierno en conjunto con las instituciones y fundaciones que se dedican a proteger a los niños y a las familia vulnerables, tienen el poder político, la capacidad y los recursos para enfrentar este problema y cerrarles las puertas a estas organizaciones criminales, que por cierto, utilizan la mejor tecnología y grandes recursos financieros.

En esta navidad hagamos todo el esfuerzo, en la medida que nos corresponda, para acabar con este negocio, que ha salido del mismo infierno.

Lo más importante es practicar y sentir la FE CRISTIANA. El único que nos puede dar la sabiduría y las herramientas para acabar con este infierno, que destruye a nuestros inocentes y desamparados niños, es Nuestro Señor Jesucristo.

Por:
Eric Enrique Aragón9 de diciembre de 2010

domingo, 5 de diciembre de 2010

Niños sicarios ¿Y quién los ayuda?

Además de ser una noticia que despierta la curiosidad, el morbo y vende muchos periódicos ¿Qué estamos haciendo nosotros para evitar esta aterradora situación? Permítame, apreciado lector, repetir el título de un artículo que escribí hace unos días: “TODOS SOMOS CULPABLES” y jamás olvide que mañana “el niño sicario” puede ser un familiar suyo.

Los principales diarios del mundo hace pocas horas, presentaban con grandes titulares, la noticia de la detención de un niño de tan solo 14 años, en el estado de Morelos, México; cuyo trabajo era matar y degollar cuerpos, como él mismo lo declaró.

Véase la noticia en algunos destacados periódicos.

Cuernavaca, Morelos Viernes 03 de diciembre de 2010. JUSTINO MIRANDA El Universal. Edgard "N", "El Ponchis", de 14 años de edad, acusado de degollar a los adversarios del cártel de los Beltrán Leyva en Morelos, fue detenido por soldados de la 24 zona militar la noche de ayer en el aeropuerto estatal "Mariano Matamoros", a 17 kilómetros al sur de la capital morelense, junto con dos de sus hermanas.

México, D.F., 3 de diciembre.- A los once años de edad, el crimen organizado lo secuestró y lo sometió a sus filas con la intimidación de una amenaza de muerte. Su trabajo consistía en degollar cuerpos. Fuente: diario Proceso.com.mx

Junto con 'El Ponchis' fueron detenidas sus dos hermanas, de 17 y 23 años, conocidas como 'Las Chavelas', que, de acuerdo con las investigaciones, eran las que conducían vehículos con cuerpos desmembrados para arrojarlos a la autopista México-Acapulco. Fuente: diario El Mundo, España, viernes 03/12/10. Actualizado 18:57h. (GMT-5).

Con el dolor en el alma, debemos aceptar que este niño sicario y todos los que violan la ley, tienen que ser sometidos a las sanciones que establecen las leyes penales de cada país. No obstante, las autoridades y la sociedad en general, deberían entender que ningún niño nace delincuente o asesino. Todos ellos hicieron lo mismo que nuestros hijos (o tal vez nunca conocieron ésto). ¡Gateaban! ¡Corrían por la casa! ¡lloraban para avisar que querían el biberón o estar en los brazos de alguien! ¡Qué hermosos se veían, cuando jugaban en la cuna o por el piso! ¡Y qué me dicen cuando estaban en nuestros brazos y no nos cansábamos de besarlos! Ningún niño nace delincuente ni asesino... Los adultos los convierten en eso...

Lo que intento decir a las autoridades de todos los países del mundo –y con todo respeto- es que los niños delincuentes; además de ser castigados merecen que hagamos el esfuerzo por salvarlos. Podría sustentar con hechos reales, que muchos ciudadanos productivos y con un buen ejemplo moral en la actualidad, tuvieron un funesto pasado delictivo. Pero, una mano amiga los ayudó.

Las instituciones estatales que se orientan a ver los problemas sociales, deben tratar de ser menos burocráticas y realmente cumplir con el rol para el cual fueron creadas: trabajar en beneficio de los niños, jóvenes y familias vulnerables.

Por ejemplo, este niño de 14 años "El Ponchis", acusado de degollar a los adversarios del cártel de los Beltrán Leyva en Morelos (México); tuvo que padecer ciertas situaciones, desde que era un bebé, que lo llevaron a estos infernales caminos. Ningún niño o niña de 11 años, le dice a sus padres o tutores: ¡Me voy mamá a ser un asesino, vendedor de drogas o prostituta! Se trata de una serie de eventos que conducen al infante por este rumbo. ¡Y adivinen! Parece que es difícil comprender el asunto… ¿Quiénes son los verdaderos culpables, que deben ir a la cárcel? Respuesta: “Los progenitores y adultos responsables de los niños delincuentes”. ¡Vieron! No es difícil entender…

Las instituciones estatales de cada país (sociales) deben hacer un estudio sobre el origen de la conducta de los niños infractores, en conjunto con los organismos de investigación –pero que no sea un trabajo burocrático, que se perderá posteriormente en una gaveta-; que sea una labor, verdaderamente seria y responsable, con la finalidad de reducir los factores que conllevan a los niños y niñas a ser delincuentes, consumidores y vendedores de drogas y sicarios.

En este sentido, tanto los gobiernos como la empresa privada, deben apoyar a las organizaciones y fundaciones -responsables y transparentes- que se dedican a ayudar a las familias y niños vulnerables de la sociedad. Éstas requieren apoyo económico, logístico, alimentos y personas voluntarias que deseen colaborar.

En esta navidad, hagamos el esfuerzo de tomar un poquito, de esa gigantesca motivación que tenemos para comprar y festejar, Y PENSEMOS EN AYUDAR A LOS NIÑOS VULNARABLES DE NUESTROS PAÍSES.

Por: Eric Enrique Aragón
5 de diciembre de 2010

viernes, 3 de diciembre de 2010

Todos somos culpables

Todos los sectores de la sociedad, en mayor o menor grado, tenemos responsabilidad en el aumento de un grave problema, que afecta a las diferentes naciones. ¡Irónicamente! También, a los países más industrializados y con mejor economía.
La población en general ha perdido la sensibilidad humana. ¡Y nos atrevemos a decir que somos cristianos…! Las sociedades y los gobiernos se preocupan por muchas cosas, mas no son enérgicos en acabar con un mal que destruye los mismos cimientos de la sociedad, nos referimos a la célula del estado; es decir, a la familia y sus miembros más connotados y frágiles: los niños.

¿Cómo es posible que los gobernantes no entiendan la magnitud del problema? ¿Y qué se hizo esa gran inteligencia y excelente educación, que los debe llevar por el sendero de la sabiduría y la nobleza? ¿Cuál es la fe cristiana que profesan? ¡Porque la verdadera fe cristiana se basa en ayudar a los más necesitados! ¿Qué hicimos con la vergüenza, que ya no la sentimos? ¿Aún no comprendemos que una sociedad corrompida, afecta a las familias más encumbradas y pudientes?

Los poderosos señores de la política y la economía; al igual que cada uno de nosotros, tenemos el deber moral, cristiano y por el bien de nuestros propios hijos, de proteger con todo nuestro arsenal la SEMILLA, que dará abundantes frutos –y de hecho ya los está dando, pero, un gran porcentaje de los frutos están deteriorados.

Las agendas de gobierno, deben establecer como prioridad número uno, lo relativo a la educación y atención de la niñez. No debe ser un tema politiquero o una tarea “más del montón” que se atiende sin mucho significado, como lo hacen actualmente la mayor parte de los gobiernos.

Es inaudito que veamos niños deambulando por las calles, debajo de los puentes, casas abandonadas o habitando en los subterráneos de las urbes. ¿Por qué permitimos que vivan en la calle, pidan limosnas o los malévolos adultos se aprovechen de esos pobres y abandonados infantes, que piden a gritos nuestra ayuda? Es obvio que estos niños que carecen de una familia y del amor cristiano, sean vulnerables a las agresiones sexuales y físicas; además de ser reclutados por pandillas y delincuentes mayores.

No cabe la menor duda de que hay que felicitar y orar a Dios por aquellas fundaciones e iglesias, que de una manera seria, honrada y transparente, se dedican a socorrer a los niños abandonados y a las familias vulnerables. Estas organizaciones realizan una noble labor al proporcionar alimentos, vestidos, viviendas, becas escolares, y asistencia psicológica a pobres y abandonados niños –que puede ser su hijo el que mañana esté en estas paupérrimas condiciones-.

Los niños de la calle desarrollan sentimientos muy fuertes de odio, irá y venganza contra ellos mismos y todo lo que los rodea. ¿A quién debemos culpar? A cada uno de nosotros, los que componemos la sociedad, y que de una u otra forma podemos sentir la alegría de contar con una familia e hijos sanos y salvos, que podemos abrazar día y noche -una dádiva que nos ha dado Dios y que los niños de la calle desconocen, pero, en medio del llanto y del dolor, éstos sueñan con el amor de un hogar o algo que se le parezca-.

¡USTED! SI USTED MISMO, mire lo que más ama en la vida, SUS HIJOS ¡Verdad! En este instante pregúntese: ¿Yo los abandonaría en la calle, para que fuesen ultrajados, violados, maltratados física y emocionalmente; para que soportaran hambre, dolor, llanto y el infierno mismo, día a día? Su respuesta, sin pensarlo sería: ¡JAMÁS! ¡NO! ¡NO! ¡PRIMERO ENTREGO MI VIDA…! Ahora piense ¡Por favor! ¡Qué los niños de la calle podrían ser sus hijos…!

¡Haga un esfuerzo…! ¡Dios se lo pide! De lo mucho que Él le ha dado a usted gratuitamente, aunque sea un poquito, compártalo con algún niño necesitado de amor y apoyo material, que viva en su comunidad o ciudad… ¡Nuestro Señor Jesús le multiplicará lo que usted le ofrezca a los niños de la calle!

“Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios”

Léase el evangelio de Marcos, capítulo 10, versículos 13 – 16.



Por: Eric Enrique Aragón
3 de diciembre de 2010









miércoles, 1 de diciembre de 2010

Decisiones que matan

Miraba su reloj detenidamente. Éste señalaba las 4 y media de la mañana. El señor Pedro (se le cambió su nombre real) se encontraba en un hotel de las provincias centrales. Únicamente pudo dormir un par de horas nada más. Él vivía en la ciudad capital con su esposa y dos pequeños hijos. Era un buen esposo y muy amoroso con sus hijos.

Como era vendedor de una compañía reconocida, tuvo que venir a esta pequeña ciudad interiorana a entregar una mercancía. Había llegado el día anterior; a pesar de que terminó tarde su faena, en lugar de ir a descansar al hotel, prefirió tomarse unas cervezas en un bar.

Terminó de ver su reloj –parecía que hablaba con éste- y corrió a lavarse la cara (ni siquiera pensó que un buen baño le caería bien). Con su ropa en las manos, se subió rápidamente a su gran vehículo, un 4x4, que a pesar de estar un poco viejo, se observaba en excelentes condiciones por el buen mantenimiento que tenía.

Tenía una hora y media, aproximadamente, de estar conduciendo su vehículo. Sus párpados parecían dos piedras que se cerraban en fracción de segundos. Estaba pasando por un calvario. El señor estaba ansioso por tomarse una taza con café, pero, las fondas –pequeños restaurantes populares- no atendían aún a los clientes, a pesar de que ya eran las 6 de la mañana.

Más adelante se veía una curva. No parecía peligrosa… Realmente no lo era. Muy pocos accidentes han ocurrido aquí. De repente se escuchó un gran estruendo… El 4x4 se había estrellado contra un árbol. El señor Pedro había perdido el control de su vehículo. Su carro había quedado bastante destruido, sobre todo, en la parte frontal.

A pesar de que no le había pasado nada, ni siquiera un rasguño, gritaba de una manera desgarradora ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué Dios mío? En la calle se encontraban unos cuerpecitos destrozados. Eran tres hermanitos que iban caminando por la orilla de la carretera, como es normal que lo hagan muchos niños que asisten a la escuela de educación primaria que está más adelante.

Sus edades oscilaban entre los 6 y 11 años. Eran tres hermanitos que iban juntos a la escuelita y nunca más verán la luz del día. La mamá de ellos perdió la razón…Era una impresión muy fuerte para ella, ver a sus tres únicos hijos destrozados por un vehículo. Una familia donde no había comida muchas veces, pero, si amor, fue totalmente destruida. Y la familia del señor Pedro, también, fue destruida en su aspecto emocional y se desintegró físicamente.

Las dos familias fueron sometidas a las profundidades, nunca imaginadas, del terror y de la muerte, por una decisión que se tomó a la ligera, con total irresponsabilidad. ¡Qué le costaba al señor Pedro descansar un par de horas más!

¡Jamás! Se debe manejar con sueño, en estado de embriaguez o a una excesiva velocidad, que no le permita controlar el carro en caso de que se presente algún obstáculo inesperado. ¡Estas son decisiones que matan!

Todos los días nos vemos obligados a tomar decisiones, la mayoría no causan ningún daño si nos equivocamos. Pero, hay otras decisiones que debemos tomar, que "si pueden causar mucho daño a los demás y a nosotros mismos". Estas decisiones se deben tomar con mucho cuidado, porque pueden matar la felicidad, la paz, la confianza, la amistad, el matrimonio, destruir a los hijos o acabar con vidas inocentes, como aquellos tres hermanitos, que murieron destrozados por un conductor irresponsable.

Pidamos a Dios sabiduría para tomar buenas decisiones en la vida y escuchemos los sabios consejos de la gente que nos da un buen ejemplo de conducta.

Tomemos la decisión de no golpear a las mujeres y madres. Tomemos la decisión de no abandonar a los hijos. Tomemos la decisión de estar con nuestra familia y no con la gente de la calle. Tomemos la decisión de no usar el poder político y económico para avasallar a los demás. Tomemos la decisión de ser fiel a los seres amados. Tomemos la decisión de practicar la Fe Cristiana. Tomemos la decisión de cumplir con los deberes escolares (los estudiantes). Tomemos la decisión de pensar en los demás y ayudarlos a tomar buenas decisiones…. En fin… TOMEMOS LA DECISIÓN DE SER MEJORES SERES HUMANOS…


Por: Eric Enrique Aragón
1 de diciembre de 2010

viernes, 26 de noviembre de 2010

Noble gesto de solidaridad

Desde que escribí el artículo titulado “Nos pide ayuda a gritos ¡Sálvela!” que se refiere a la importancia y aún más que todo, a la urgente necesidad de practicar la SOLIDARIDAD; he sentido el deseo de compartir con ustedes –apreciados lectores- algo más sobre el tema…

He procurado imaginar aquella escena donde Jesús se preocupó por la necesidad de las personas que diligentemente lo acompañaban –en este caso era un problema material-. Tome unos pocos minutos de su laborioso día para leer este pasaje del evangelio según Marcos, capítulo 8, versículos 1 – 10. Le aseguro que únicamente serán unos diez minutos –el texto es corto-.

Jesús se preocupó por el hecho de que aquella gente que ya se iban, carecían de alimentos para comer durante el trayecto a sus respectivos hogares. Imagínense ustedes, que esta multitud tenían que recorrer grandes distancias (días) para llegar a sus casas, además estaban en ayunas. ¡Serio problema que tenían…! ¿Verdad?

Tal vez en ese momento hubo muchas murmuraciones en favor y en contra –actitud propia de los mortales- o quizás algunos le decían a Jesús: ¡No te preocupes, no es nuestro asunto! ¡Vámonos, pues, el viaje es largo…! Lamentablemente, una gran cantidad de mortales actúan de esta forma negativa. No ven ni les interesa las necesidades de los que están alrededor de ellos y peor aún, de sus propios familiares…

Todos nosotros sin tener un linaje divino como Nuestro Señor Jesuscristo, tenemos la oportunidad de ayudar, en algún momento de nuestra breve existencia, a un ser humano que tenga una necesidad.

Obviamente, en este mundo existen personas con mayor poder económico, político o de liderazgo, que deberían sentirse felices, porque tienen el privilegio de hacer una mayor contribución a la solución de los problemas de la gente marginada de las comunidades.
No tenemos que ir muy lejos a buscar a los necesitados de comida, vivienda, trabajo, educación, agua potable, apoyo emocional o de un buen consejo… ¡Aquí están...! ¡En mi comunidad, barrio, país, vecindario, área de trabajo o a mi lado…!

Mire a su alrededor y verá a los niños huérfanos, desnutridos, sin amor y sin una oportunidad escolar; a las mujeres maltratadas y a la familia desintegrada; a los que realmente desean trabajar con honradez y no hallan empleo; a los ancianos abandonados; al enfermo que no tiene recursos económicos para los medicamentos; a los jóvenes desorientados por falta de buenos ejemplos morales; en fin, la gente necesitada está cerca de usted…

¡Haga un esfuerzo de voluntad y ayude a uno, aunque sea! ¡Dios lo recompensará…! ¡Él conoce sus necesidades! ¡Las de usted...!

Por:
Eric Enrique Aragón26 de noviembre de 2010












miércoles, 24 de noviembre de 2010

Nos pide ayuda a gritos ¡Sálvela!

No se trata de una telenovela ni de una película. Esto va más allá... Tiene que ver con la convivencia del ser humano, con nuestra conciencia, con nuestra fe cristiana, con nuestra propia familia.
Pide ayuda desesperadamente, porque se extingue como aquella vela que se enciende, en medio de una noche lluviosa y oscura, y que nadie quisiera que se acabara; puesto que representa la inapreciable luz que necesitamos...
En ese crítico momento descubrimos el gran valor que tiene una simple vela, que quizás estuvo abandonada, llena de polvo, en un rincón de la casa; y que si no fuese por esa oscura y deprimente noche, ni siquiera nos hubiésemos dado cuenta de que existía...
Cuánta falta nos hace y todos somos culpables de que se extinga. A pesar de que conocemos su gran valor, no hacemos nada para rescatarla. Simplemente la ignoramos... La despreciamos y la pisamos... La vemos ahogarse y miramos para el otro lado... No nos importa que ella sea imprescindible en nuestras vidas, para mantener una mejor convivencia humana.
¡Nos burlamos de ella! ¡Oh! Hasta cuando vamos a continuar con esa actitud negativa...
¿A dónde está nuestra fe cristiana? ¡Por favor! Hagamos un alto en esta NAVIDAD... Dios lo apreciará mucho... ¡Él nunca olvida!
"LA SOLIDARIDAD" nos pide ayuda a gritos... La solidaridad es sentir el dolor de los demás... Analizar en qué podemos ayudar a las personas que necesitan algo positivo; ya sean palabras de esperanza y de fe... Un poco de comida, un empleo digno y decente; o un poco de comprensión y tolerancia.
Simplemente la SOLIDARIDAD significa pensar en los demás.... Llevarles -aunque sea- un poquito de ayuda material o espiritual... ¡ Hágalo en esta navidad y le aseguro que tendrá un mejor año nuevo!
Este es un digno ejemplo de SOLIDARIDAD HUMANA:
"En aquellos días como había una gran multitud, y no tenían que comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: Tengo compasión de la gente, porque hace tres días que están conmigo y no tienen que comer. Y si los enviase en ayunas a sus casas, se desmayarán, pues algunos de ellos han venido de lejos. Tomó los siete panes y unos pocos pececillos, y los bendijo. Todos comieron y se saciaron... Y los despidió..."
Evangelio según Marcos, capítulo 8, versículos 1-10.

Por:
Eric Enrique Aragón
24 de noviembre de 2010





miércoles, 10 de noviembre de 2010

Libertad de prensa

Todavía existen gobiernos que no están entendiendo el rol que juega la libertad de expresión y de prensa, en el desarrollo de las naciones y más aún de aquellos países que a través de las inversiones extranjeras, tratados comerciales y acuerdos internacionales de cooperación y últimamente, la industria del turismo, aspiran a llegar a niveles óptimos de desarrollo social y económico.
Hoy día el mundo se ha sofisticado tanto, que la tecnología de las comunicaciones hacen muy difícil, para no decir imposible, que las acciones de los gobiernos –sobre todo las que afectan la libertad de expresión y los derechos humanos- pasen inadvertidas ante la comunidad internacional.

Instituciones y fundaciones creadas por esta misma comunidad internacional, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Corte Interamericana de Derechos Humanos, Sociedad Interamericana de Prensa, Transparencia Internacional, Reporteros Sin Fronteras y otros organismos, ya sean de carácter público o privado, tienen como finalidad monitorear el ejercicio de la libertad de expresión, de prensa y derechos humanos, en todos los países miembros de esta comunidad internacional, y sobre todo, en aquellos países donde la democracia y la libertad de expresión deben consolidarse aún más.

Algunos gobiernos de América Latina –ya conocidos- están incurriendo en los mismos errores que cometieron gobernantes de otros países: no darle el debido tratamiento a la serie de denuncias que llegaron a organismos internacionales, y que tienen que ver con ataques a los derechos humanos y libertad de expresión.

Hace pocos días se publicó en uno de los medios de comunicación de Estados Unidos: The Wall Street Journal, específicamente el día lunes 25 de octubre del presente año, cuya autora es Mary Anastasia O’Grady, un artículo un poco negativo sobre la gestión del presidente de una nación centroamericana. No obstante, algunos altos funcionarios –de este país- le restaron importancia al artículo.

Si un medio de comunicación que ha ganado 33 premios Pulitzer –máximo galardón periodístico- y es de gran influencia en la nación más poderosa del mundo, permite esta publicación, es elemental que sí va a afectar al país, y créame sin ningún miedo a equivocarme, que el Gobierno de los Estados Unidos, El Departamento de Estado y su Secretaría de Prensa, y toda la comunidad internacional que de una u otra forma defendemos la libertad de prensa, los derechos humanos, el derecho a la información y la libertad de opinión, tomamos muy seriamente, todas estas publicaciones y denuncias, producto del periodismo investigativo de los medios de prensa más influyentes de Estados Unidos.

Y como si fuese poco, otro medio informativo poderoso de ese país presenta otra publicación, igual de negativa sobre este mismo gobierno. Véase el Semanario Time Magazine, del sábado 23 de octubre de este año, autor Tim Rogers. Este medio de comunicación pertenece al influyente consorcio Time Warner, del cual forma parte una de las cadenas noticiosas más importantes: CNN.

Tanto el presidente como su gabinete del país, contra el cual van estas denuncias, deben hacer un alto y empezar a realizar los correctivos necesarios en el rumbo de las políticas gubernamentales, y tomar en cuenta -aunque algunos se crean poderosos - las recomendaciones hechas por la sociedad civil, los sindicatos y los gremios empresariales; puesto, que sí deben tomar en serio, todos los gobiernos, las denuncias y percepciones negativas en relación con la libertad de expresión, de prensa y derechos humanos. Hoy día todas estas denuncias trascienden las fronteras de los países y traen consecuencias negativas para la economía…

Cada gobierno tiene la responsabilidad de llevar al país por los mejores senderos y motivar el crecimiento y desarrollo que se espera; sin que la sociedad en general tengamos que pasar por una serie de traumas, que no traerán beneficio alguno a ningún sector de la sociedad.

Deseo citar algunas palabras del presidente Barack Obama de los Estados Unidos, con respecto al Día Mundial de la Libertad de Prensa.

“El Día Mundial de la Libertad de Prensa se observa cada año el 3 de mayo para recordarnos la importancia crítica de esta libertad esencial. Es un día en que celebramos el valioso papel que los medios tienen en desafiar los abusos de poder, identificar la corrupción e informar a todos los ciudadanos de los asuntos importantes que conforman nuestro mundo. También es un día para que hagamos sonar la alarma respecto de las restricciones y amenazas a los medios, respecto de la violencia o el confinamiento de muchos de sus miembros y sus familias debido a su trabajo”.
(Distribuido por la Oficina de Programas de Información Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos. Sitio en la Web: http://www.america.gov/esp ).


Autor:
Eric Enrique Aragón

viernes, 5 de noviembre de 2010

Entre el dolor y la angustia...

Relato de la vida real.

Tal vez para la mayoría de las personas es difícil entender ¿Por qué? miles de seres humanos se entregan al abandono o quizás algo peor, toman la decisión de no querer vivir más. Honestamente, para comprender bien lo que sienten estas personas, uno mismo debe experimentar tal situación.

Los evangelistas, inspirados por Dios, no se equivocaron cuando señalaron que la “paga del pecado es la muerte”. Se han repetido hasta el cansancio estas palabras –desde tiempos antiguos- sin embargo, la humanidad hace caso omiso o poco le importa. La familia es lo más sagrado que existe; de modo tal, que si ésta no marcha bien, sus miembros se verán afectados; sobre todo, los hijos podrán crecer con una serie de sentimientos dañinos, que afectarán su vida adulta.

Mi vida es un fiel testimonio del mal que causa un hogar destruido.
A lo largo de mis casi cincuenta años, he tenido que luchar muy duro, para vencer los males que si me persiguieran, estaría sumamente feliz; pero, no es así, ellos viven dentro de mi ser; en esos abismos desconocidos por mi mente consciente. Esas emociones malignas comparten mi diario vivir y jamás podré deshacerme de ellas. Lo único que puedo hacer es evitar que tomen fuerza y me ataquen con toda la crueldad -como ya lo han hecho-.

Crecer sin conocer el calor de una familia, concretamente, el amor de una mamá y un papá, ha sido siempre “mi talón de Aquiles”. He sido sometido a lo largo de mi existencia a los más crueles sentimientos de angustia y dolor. Muchas veces he estado al borde de la total desesperación…Es aquí donde muchos claudican y se entregan al abandono por completo y se llega a pensar que para que vinimos a este mundo. Pues no vemos ninguna esperanza ni salida a nuestra, a veces, infernal angustia o depresión.

Cada ser humano tiene un “talón de Aquiles” en su interior. Es decir algún dolor o sentimiento dañino, por causa de situaciones negativas que todos los mortales tenemos –algunas más duras que otras- pero, nadie es perfecto; siempre hay un sufrimiento que acompaña la existencia imperfecta de la humanidad. ¡Gloria a Dios! Que la mayoría de los semejantes son fuertes y se sobreponen a tales emociones perjudiciales. No obstante, siempre estamos los que somos débiles, por más que aparentemos ser poderosos.

Siempre he podido combatir estas emociones dañinas utilizando algunas tácticas, como por ejemplo, la lectura de temas de motivación, caminar y correr, tratar de conversar con una persona positiva; ver televisión, conversar con mi familia. Pero, es durísimo, cuando a una situación de arrastre (una mala infancia) tenemos que sumarle la falta de estabilidad económica –por falta de trabajo- , la edad que dificulta cada vez más conseguir un empleo; una jubilación que nunca llegará, por que son insuficientes las cuotas pagadas a la Caja de Seguro Social, y una familia que está lejos, porque la inestabilidad económica no permite que estén juntos…En fin, analice todo esto y podrá acercarse, un poco, a la comprensión de los semejantes que optan por el abandono o dejan de creer en Dios…¡Y peor! Pierden el interés por la vida…

Es duro luchar contra una angustia infernal. Uno siente la sensación –literalmente- en la garganta de ahogo. El corazón palpita muy rápido. El llanto no para…Se desea gritar… En ese momento la persona solo quiere acabar con ese dolor… Esto es lo que siente mucha gente…Y por eso deciden ahogar permanentemente sus penas en el alcoholismo, se echan al abandono de sus vidas…Sienten que ya no hay esperanzas…Ni porque vivir…

Lo único que yo les puedo decir es que el llanto y el dolor estarán siempre con nosotros, mientras seamos seres humanos. Sin embargo, jamás dejemos de luchar...

¡No deje de luchar jamás! ¡No se rinda! Y tenga presente en medio del llanto y el dolor, el único que nos puede ayudar es Dios. ¡Por favor! Clame a Él y a su hijo Jesucristo… ¡Pídale ayuda! ¡Pídale ayuda! Grítele ¡Por favor Jesús, ayúdame!
Tú padeciste mis males, cuando estuviste en la tierra… ¡Por favor! ¡Ayúdame!

Por: Eric Aragón








lunes, 1 de noviembre de 2010

Anécdotas protagonizadas por una niña… Parte I

Mi querida hija que cursa el último año de bachiller en letras, en el colegio Manuel María Tejada Roca –uno de los mejores centros educativos del país-, fue escogida para representar a un profesor en el día del estudiante. Este es el homenaje que se hace cada año, a todos los estudiantes de los centros educativos públicos y privados, de nivel primario y secundario (aquí en Panamá). Realmente es un gran honor para los alumnos, ya que la selección se hace en base al rendimiento escolar.
Toda la familia, como era de suponer nos sentíamos orgullosos, por que Dianita iba a ser profesora. No me gustó mucho que me dijera, cuando le pregunté sobre el profesor a quien ella iba a representar, que la educadora (se trataba de una dama) no le había informado los temas que tendría que explicar, el horario y otros detalles importantes.
En otras palabras, el educador y educando, deben sostener previamente una reunión para tal fin. Según me explicó mi hija, la profesora era de tiempo parcial en el colegio. Esto aclaraba, porque –faltando un par de días para el evento- no se habían visto. ¡Bueno! Dejé el asunto así, puesto que la tía, trabaja desde hace muchos años en el plantel escolar como profesora de matemática; así que estábamos seguros de que ayudaría a su sobrina. Y en efecto, hasta donde supe -la tía- logró dialogar con la profesora. El punto es que mi hija Diana nunca vio a la profesora; de modo que la información que llegó a los oídos de ella (mi hija), no fue clara y para empeorar las cosas, escuchó lo que le decían los compañeros…

Éstos pueden tener la mejor voluntad del mundo, pero, desconocen los detalles completos y en consecuencia, puede originarse la confusión. Siempre hay que ir a buscar la información al lugar, donde la manejan en forma veraz y fidedigna; en este caso tenía que dirigirse a la dirección o secretaría del plantel. Estas fueron las indicaciones que le ofrecí a mi amada hija –un día después del acto- ¡Claro! Dianita necesitaba mi apoyo que no pude dárselo. Por razones de trabajo tenía que ausentarme de la familia, la mayor parte del tiempo; sin embargo, la comunicación con ellos era cotidiana, gracias a la tecnología de las comunicaciones.

¡Imagínense! Mi hija se vistió de película ese día, hasta un arreglo en el cabello se hizo. Cuando llegó en la mañana al colegio –ella asiste en ese horario a clases- creyendo que iba a encontrar a la profesora, resultó que ésta al parecer no tenía clases ese día. ¡Bueno! La joven estudiante –mi hija- se quedó dudando. ¡No sabía que hacer…! Todo este enredo se hubiese evitado, si ella hubiese ido directamente a la secretaría de la escuela a preguntar acerca de su situación, como debió ser.

Se dejó llevar por la información que le dio alguna persona, que tal vez tenía la mejor intención de ayudarla; pero, carecía de los datos precisos, que si los tiene –reitero- la dirección del plantel. ¡Por cierto! Este es uno de los mayores problemas que a veces tenemos los mortales, que no sabemos dónde buscar la solución a nuestras dudas y problemas. Con frecuencia escuchamos a quienes nos confunden más.

El asunto es que como no vio a la profesora en las primeras horas de la mañana, regresó en la tarde; porque, supuestamente, la señora educadora estaba en la tarde… Le ocurrió igual que a la novia, que se quedó vestida y sola; ya que el novio jamás llegó… Mi linda hija se quedó igual… ¡Nunca pudo dar una sola clase como profesora! ¡Bueno! Como ella misma dijo: ¡Aunque sea asistí al acto que nos hicieron…! ¡Qué bien Dianita! ¡Siempre al mal tiempo, buena cara…!

Estos casos insólitos, son cosa de familia, de manera tal que mis hijos se deben acostumbrar a tales eventos, más bien deben recordarlos como algo chistoso…




Por:
Eric Enrique Aragón
1 de noviembre de 2010

Anécdotas protagonizadas por una niña… Parte II

Recuerdo cuando mi hija, estaba en quinto grado. En la escuela primaria, la seleccionaron para formar parte del grupo reducido que marcharía, representando al plantel educativo, durante los días de fiestas patrias.

Sus calificaciones eran buenas, por eso se ganó el derecho de asistir a los desfiles. Siempre les enfatizo a mis hijos que estudiar es lo mejor que puede hacer un joven. Así logrará llegar siempre a las alturas del éxito y tendrá mejores herramientas para enfrentar las altas y bajas de la vida, que siempre nos acompañarán en nuestra existencia terrenal…

¡Qué creen ustedes que ocurrió! Pues, ya veránEse día la acompañé a la escuela, tempranito en la mañana. Según el comunicado que recibimos los padres de familia, todos los alumnos salían del centro educativo, con sus respectivos maestros, hasta el punto donde iniciarían los desfiles patrios, en este caso, era a un costado del municipio del distrito de La Chorrera, donde vivíamos en esos años. Su escuela era la más importante del lugar, llamada República de Costa Rica, con excelentes maestros, padres de familia y dirección. Mi experiencia en el plantel fue maravillosa. También pertenecí a la asociación de padres de familia de la escuela.

Después que dejé a mi hija en la escuela, me devolví a la casa, con la intención de salir más tarde con el resto de la familia a ver el desfile y principalmente, a seguirle los pasos a Dianita.

Estábamos seguros, mi esposa y yo, que la niña se había ido con la maestra y sus compañeritos, a desfilar. ¡Sorpresa la nuestra! ¡Casi nos caemos hacia atrás…! Cuando apareció la niña a la media hora, prácticamente con los zapatos en la mano. Según nos explicó. Cuando se dirigía caminando al municipio con los demás compañeritos, se le cayeron los tacones a los zapatos y la suela de uno de ellos se desprendió… Así que se devolvió para la casa solita –esto fue lo que más me alarmó-

¡Gracias a Dios! Teníamos otro par de zapatos un poco viejitos, pero, se los limpié muy bien. Me vestí rápidamente y la llevé al punto de reunión, donde iniciaría el desfile –el municipio-. Por suerte llegamos a tiempo… Aún no había salido ninguna delegación… La acompañé a lo largo del desfile, hasta el final. Hasta se le tomó una foto, que por cierto, no salió muy bien. Después todos en la casa nos reíamos del incidente. Lo que si aprendí es que jamás la debí dejar sola en la escuela, creyendo que los demás la cuidarían. Los padres deben estar siempre pendientes de sus hijos en todo momento y no confiar en terceras personas.

¡Y esto no es lo único…! Recuerdo mientras escribo estas anécdotas, el día que se le perdió a la mamá, exactamente, en un pequeño estadio, en el cual celebraban el día de la Madre. A la mamá casi se le sale el corazón ese día. La niña solo tenía tres años. Lo que ocurrió es que se subió a la tarima, donde estaban unos músicos y el maestro de ceremonia. Como todo niño se sintió atraída por los instrumentos musicales, así que dijo: ¡Voy para allá! ¡Y a la mami casi le da un infarto ¡ ¡Y la pobre mujer sufre del corazón! Nuevamente ¡Gracias a Dios! a los minutos de desesperación de la madre, una persona que estaba en la tarima, levantó a la niñita y preguntó: ¿Dé quién es esta bebita? La madre gritó con desesperación… ¡Es mía! Y ahora casi se le paraliza el corazón por el milagro… -Alguien se la pudo llevar y nunca más la hubiese visto –Dijo la madre con lágrimas en los ojos.

Autor:
Eric Aragón
1 de noviembre de 2010


domingo, 17 de octubre de 2010

Recomendaciones para la búsqueda de empleo…


La actitud que tenga la persona en el momento que inicia la búsqueda de trabajo es muy importante; ya que esta situación puede convertirse en su mejor aliado o más fiel enemigo.

Visualizar la necesidad de encontrar empleo, como un proceso que debe ser agradable, es lo primero. Es cierto que cuanto más demoramos para hallar un empleo, el costo es mayor; ya que se hace un gasto económico en muchas hojas de vida (currículum vitae); transporte, compra de periódicos para ver los anuncios de trabajo; fotocopias, y lo peor es que si no logramos nuestro objetivo, vendrá una gran frustración; incluso, perderemos la autoestima.

No se pretende negar tal situación; pues, una gran cantidad de personas, ya sea que vivan en Europa, América o en cualesquiera otras regiones del mundo, padecen los efectos de no conseguir un trabajo: frustración, angustia, desánimo, autoestima baja… Y finalmente dejan de luchar por la vida y se entregan en los brazos del fracaso.

Jamás estimado lector nos podremos librar de las frustraciones, desánimos o efectos negativos, en tanto seamos seres humanos: Pues, estas son emociones que viven en la mente humana. Todos los seres vivos en un momento dado, por algún hecho contrario a nuestros deseos, nos sentimos tristes, frustrados o desanimados… Lo importante es entender que los sentimientos negativos siempre nos acompañan, como el aliento mismo de la vida. La mayoría únicamente duran un par de días; es decir, son pasajeros, “si nosotros los dejamos ir…”

Lo que si deseamos compartir con ustedes, son las herramientas que utilizamos para buscar empleo, siempre que nos quedamos sin trabajo. Debemos comprender que los tiempos han cambiado; hoy día es difícil que un trabajador dure 20 años en una empresa hasta obtener una pensión de vejez, como era lo normal hace unas décadas.

Puesto que vivimos en un mundo que cambia rápido, por la tecnología que avanza a la velocidad de la luz; sistemas de trabajo y técnicas que cada vez son más sofisticados, contratos de trabajo por periodos cortos y una población –en su mayoría joven- que busca empleo y que se multiplica rápido, sobre todo, en los países en desarrollo, transforma el proceso de buscar un trabajo en algo sumamente complicado y a veces traumático. Pero, no es imposible si usted lo desea en su mente y se prepara para competir.

Antes de buscar trabajo dialogue con Dios y Nuestro Señor Jesucristo. El es un gran amigo. Si usted realmente busca empleo para superarse, ayudar a su familia; dar un buen ejemplo moral, de lucha y esfuerzo; y utilizar sus habilidades para el bien de los demás. “Créame Dios lo ayudará a obtener un trabajo”.

Otro factor importante es que usted vea la búsqueda de empleo como una competencia sana, que le permitirá conocer gente, empresas y adquirir nuevas experiencias, que le servirán para el futuro, cuando nuevamente tenga que buscar trabajo. Este es un proceso que jamás acaba…

Analice bien cada puesto de trabajo vacante, de modo que usted cumpla con los requisitos y cualidades, que pide el empresario. Muchos candidatos son rechazados, porque envían el currículum vitae o asisten a las entrevistas sin cumplir realmente con los requisitos.

La preparación para la entrevista es fundamental para que se fijen en usted. La forma de vestir debe ser sencilla, pero, correcta. Igualmente, los gestos, ademanes, forma de actuar y de hablar es vital para la evaluación. Usted puede inspirar confianza o lo opuesto.

Siempre demuestre interés y deseos de trabajar en la empresa. No se desanime, porque le ofrezcan un salario bajo. Al contrario vea lo positivo de todo. Tendrá una oportunidad de demostrar sus habilidades y cualidades. Además, obtendrá más experiencias que le servirán para superarse laboralmente.

Recuerde: Cuánto más difícil sea encontrar un trabajo, más esfuerzo y empeño demostraré…Y jamás dejaré que la frustración y la baja autoestima me derroten, puesto que yo soy un luchador por la vida y Dios me ayuda…


Por: Eric Enrique Aragón
17-octubre-2010






















domingo, 10 de octubre de 2010

Desarrollo económico y libertad de expresión...

Fuente:PANAMA AMERICA
ciudad de Panamá, sábado 9 de octubre de 2010
PA-DIGITAL.com.pa


No puede haber desarrollo económico, sin libertad de expresión

por: Eric Enrique Aragón
PROFESOR


 

El señor Guido Rodríguez, presidente del Forum de Periodistas, hizo una serie de señalamientos sobre la libertad de prensa, a raíz de la condena de los periodistas Sabrina Bacal y Justino González, que merecen que toda la sociedad panameña, le prestemos mucha atención. Véase la edición digital del diario Panamá América del día miércoles 6 de octubre del presente año. Estas declaraciones se dan a través de una conferencia de prensa, en la misma fecha del diario citado, en la cual estuvieron presentes otros periodistas y profesionales connotados.
El Licenciado Rodríguez, se refirió al hecho de que el Gobierno está por un lado haciendo todos los esfuerzos a nivel internacional para lograr una mejor evaluación en el ámbito económico y financiero, de modo que nuestro país sea recomendado como un lugar adecuado para las inversiones y negocios a nivel mundial. Y esto es precisamente, la labor fundamental de estos organismos, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que velan por el cumplimiento de todas aquellas recomendaciones que se hacen a los países, para garantizar un país seguro para las inversiones extranjeras y para recibir apoyo en todos los aspectos de las naciones industrializadas, como las de Europa y de nuestro mayor y más importante socio y ejemplo de democracia y libertad de prensa, los Estados Unidos de América.
De la calificación que obtenga el país dependerá que se firmen muchos acuerdos y tratados necesarios, para los países en vías de desarrollo como nuestro país Panamá, que tanto apoyo requiere. Daba a entender con sus palabras muy atinadas, el señor Guido, que por otro lado el Gobierno estaba perjudicando su excelente labor con las últimas actuaciones, de minimizar los grandes avances en materia de libertad de expresión. Por cierto, muy bien explicado por el Presidente del Forum de Periodistas, en el programa del día martes, en horas de la noche, Debate Abierto, de Canal 4.
Permítame señor Guido manifestarle que en nada se equivocó. El Gobierno con excelentes economistas y empresarios, debe hacer un alto para reflexionar mesuradamente en torno a este problema, que de seguro, si no hacemos nada, estaremos llevando al país a un enfrentamiento entre dos bandos: el Gobierno y la sociedad panameña. Porque es un asunto que nos compete a todos. Por ejemplo, en estos momentos me toca dictar unos cursos a una gran cantidad de jóvenes estudiantes, que se preparan como técnicos superiores, en áreas en que, en los últimos años, han alcanzado un gran desarrollo en nuestro país Panamá y que todo apunta que aún seguirán creciendo: tales como, el sector turismo, financiero y de recursos humanos.

Les explico -a los alumnos- el valor de la competitividad a nivel local e internacional; la importancia de mirar el recurso humano, como un activo fundamental, para que las organizaciones logren sus metas y calidad en los servicios; y de la responsabilidad que le toca a los Gobiernos de crear un país propicio y seguro para que todo lo anterior se dé.
Y todo empieza con el respeto a las libertades básicas de los individuos, como la libertad de opinión. Y es que precisamente en el juego de ideas y críticas, tanto las organizaciones, como los Gobiernos pueden corregir sus errores y mejorar su futuro.
Por otro lado, cuando sometemos al país a este retroceso, todos perdemos. Ya que es aquí donde aquellos individuos y grupos frustrados y extremistas, saben capitalizar la situación para sacar provecho. Tal como ha ocurrido en algunos países vecinos. Y cuyos gobiernos lo primero que han pretendido es acabar con los medios de comunicación y con todo indicio de libre expresión, llevando a la sociedad al mayor oscurantismo y violencia… ¿Queremos esto para nuestro bello país?
Todo lo que Panamá a nivel internacional ha conseguido, lo puede perder. Hoy día los canales de comunicación se han sofisticado tanto, que es casi imposible detener el flujo de información, que viaja a la velocidad de la luz; de manera tal, que los ataques a la libertad de las personas, de los medios de comunicación y expresión, simplemente, porque a alguien no le gusta que lo pongan en evidencia, corre -la información- por todos los países desarrollados y organismos internacionales, que al final volverán a calificar al país desfavorablemente y todo los esfuerzos hechos quedarán en nada.
“Jamás podrá haber desarrollo y crecimiento económico, sin libertad de expresión y de prensa”.

viernes, 1 de octubre de 2010

¡Dime que comes y te diré quien eres…!


Desde la antigüedad de una u otra forma se le ha dado suma importancia al cuidado de la salud, tanto mental como física. Por ejemplo: los griegos practicaban muchos ejercicios físicos, como factor esencial para el desarrollo de las habilidades, sobre todo para la guerra.

¡Bueno! Las olimpiadas que celebramos en la actualidad y que nos permiten deleitarnos con las fenomenales destrezas físicas de los jóvenes atletas, tuvieron su origen en la Antigua Grecia. Igualmente, en el imperio más grande y duradero que ha tenido la humanidad –casi 400 años- El Imperio Romano, también se destacaba el estudio del cuerpo y la mente, como decían ellos “Mens sana In corpore sano”.

Este tema es como aquella persona que sabe dónde están las herramientas apropiadas para trabajar, pero, no las utiliza, porque tendría que hacer un mayor esfuerzo… ¡Y no quiere…! Prefiere la vida fácil aunque sacrifique la buena salud…

Seleccionar los alimentos diariamente para toda la familia es importante. Los alimentos adecuados previenen enfermedades del corazón, de los riñones, problemas respiratorios, fortalecen los huesos, mantiene el sistema defensivo del cuerpo en óptimas condiciones, reducen la pereza, el cansancio, la anemia. Mejoran el rendimiento mental de las personas, en el trabajo y de los niños y jóvenes estudiantes. Asimismo, influye aunque esto no se percibe tan claramente, en los niveles de optimismo con que el ser humano debe enfrentar los problemas día a día.

Algo que no se debe tomar a la ligera es que no se requieren grandes sumas de dinero para tener una buena alimentación. La gente pobre, con pocos recursos económicos puede comprar alimentos que no cuestan mucho y son nutritivos.

Por ejemplo: ¿Quién no puede comprar huevos de gallina, avenas, cremas de maíz y plátano, verduras, frutas como el guineo, leche, yuca, tortillas de maíz, tomar mucha agua; evitar excesos de condimentos, hacer una buena sopa con verduras frescas una vez a la semana. Y en algún momento –a veces es costoso- conseguir pescados, mariscos y demás alimentos del mar.

¡Claro! Todos estos alimentos los debe escoger frescos y con buen olor; y si come en los restaurantes de la calle, entonces escoja los más aseados y que cocinen en forma saludable. Y no tienen que ser de lujo... Busque los populares, siempre hay magníficos restaurantes. Todo esto debe combinarse con moderados ejercicios físicos, como correr, caminar, y otros apropiados a la edad. Y no menos significativo es el descanso físico. Mucha gente trabaja duro, lo sabemos; no obstante, debe aprovechar cualquier oportunidad para dormir… Para mí lo más importante es la salud espiritual y emocional; ya que nos proporcionará la fuerza para vivir con entusiasmo día a día, es decir, la poderosa MOTIVACIÓN. ¿Cómo lograr esto? ¡Fácil! Lea los buenos escritos en los periódicos y revistas, busque temas educativos en la Internet, lea libros de motivación, frases, adagios, etc. Siga los buenos ejemplos de la gente que lo rodea. Ame y dedíquele tiempo a su familia; visite lugares al aire libre, aprecie la naturaleza y respétela; observe el mar, el atardecer y el alba; practique la oración a Jesús…


Me atrevo a asegurarle que si usted practica gran parte de estos consejos: su vida será mejor…




Por: Eric Aragón
1 de octubre de 2010

domingo, 19 de septiembre de 2010

Por un mundo mejor…

Seguro que mucha gente piensa que tener riqueza material es algo negativo, y en consecuencia, los que la poseen son crueles y despiadados. Pues, en cierta forma se expresan así, más que por un razonamiento filosófico, lo hacen porque viven en extrema pobreza, sus hijos padecen desnutrición, carecen de oportunidades para tener una mejor calidad de vida y son víctimas de las injusticias de los malos gobiernos y los ricos empresarios. ¿Qué ser humano en estas condiciones no va a odiar a los que más tienen?
En primer lugar permítame explicarle, con todo el respeto que usted se merece y sin pretender cambiar sus pensamientos, que el problema no está en que una persona tenga más dinero o riqueza que otra. No podemos creer que todos somos iguales… ¡Es imposible! Observe a su alrededor y usted podrá ver gente de diferentes tamaños, colores, habilidades, personalidades y caracteres, incluso, en su propia familia.

Esta diferencias por si solas no significan que unos sean malos y otros buenos… ¡Jamás! Igual, usted, no puede esperar que todos los mortales tengamos las mismas habilidades. Si una persona tiene más talento para los trabajos eléctricos, entonces es lógico y justo, que gane más dinero que los demás. Si un hijo de alguien -sea pobre o pudiente- se esfuerza y obtiene una excelente preparación universitaria, tendrá derecho a ganar grandes sumas de dinero… ¡Para eso se estudia! Y hay que aplaudir a la gente que se supera…

Igual si hay seres humanos que son hábiles para los negocios, honrados por supuesto, y acumulan bienes y dinero, por esto no tenemos derecho a tratarlos como demonios… Simplemente aprovecharon un talento y las oportunidades que se les presentaron. Igual si un padre o una madre les dejan a sus hijos tierras, bienes y riqueza, tampoco tenemos derecho a condenarlos por nacer en cuna de oro. Todos los seres humanos merecen respeto, sean ricos, pobres, estudiados o no, reyes y príncipes, gobernantes, políticos, empresarios, etc.

Para los que somos cristianos tenemos un gran ejemplo en las palabras de Nuestro Señor Jesucristo, cuando dijo: “dad al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios…” De estas palabras se desprende el principio del Respeto a los demás, sin hacer distinción de raza, posición social, política, económica o social. La lección más grande la dio Jesucristo, pues en ningún momento de sus años de noble vida, irrespetó a persona alguna ni siquiera cuando (Jesucristo) los criticaba por las malas acciones.

El problema que está sufriendo la humanidad y la naturaleza se debe a la conducta de las personas y en este caso específico de los que más tienen y no sólo me refiero a las posesiones materiales; sino también, a los talentos. Pareciera que en estos tiempos de tanta tecnología y conocimientos, cuánto más preparación académica y dinero alcanza una persona, se hace más cruel e inhumano.

Los empresarios deben aprender que si comparten una mínima parte de sus ganancias con los empleados, les irá mejor; ya que lograrán poco a poco, que muchos empleados sean más leales, eficientes y comprometidos con la empresa. ¿Cómo se logra esto? ¡Fácil! Invierta en capacitaciones periódicas para los trabajadores. Hágales regalos navideños de comida; establezca un fondo de becas para los hijos de sus colaboradores (sus empleados). Diseñe una política de aumentos salariales que beneficie a los trabajadores que se esfuercen por ganar tal aumento, y que no perjudique tampoco a la organización. Si se trata de una compañía grande, puede establecer un fondo o crear una pequeña financiera para hacerles préstamos a los trabajadores, a intereses más bajos.

Por otro lado, todas las empresas deben participar en programas de ayuda social, a través de fundaciones debidamente establecidas y que en verdad cumplan con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población. Me refiero a aquellas que ayudan a los niños huérfanos, ancianos, minusválidos, mujeres maltratadas, e igualmente, a las que cooperan con la capacitación de la gente más necesitada para conseguir un empleo. Y los más importante, ayudar de una u otra manera a las escuelas públicas para que éstas cumplan con el propósito de brindarle una educación integral o completa a nuestra juventud, que requiere más y mejores oportunidades en la vida para que la delincuencia no los atrape en sus garras, de las cuales jamás podrán salir; ya que su único final es la muerte y destrucción.

Por otro lado están las organizaciones que protegen el medio ambiente, que necesitan con urgencia ayuda económica y de recursos humanos, para crear conciencia en todos los sectores de la sociedad, que tenemos la obligación de cuidar la naturaleza; de modo tal que nuestros hijos –en un futuro cercano- no respiren contaminación ni beban aguas negras y puedan conocer ríos y mares hermosos; y árboles frescos, con abundantes ramas y hojas. Y que puedan en algún momento ver un lindo amanecer y atardecer…

Los gobiernos, los empresarios, los ricos, los políticos y la sociedad civil tenemos el gigantesco reto de hacer de este mundo, un lugar mejor para vivir. Y lo podemos hacer si cada uno de nosotros hace un esfuerzo –por pequeño que sea- en favor de nuestra población y de nuestro medio ambiente…

Por:
Eric Enrique Aragón
19 de septiembre de 2010


jueves, 16 de septiembre de 2010

Una lección para mis estudiantes…

Le doy gracias a Dios, que en muchas ocasiones tengo la oportunidad de trabajar como profesor en algún pequeño centro educativo. Ahora mismo tengo que enseñar varias materias relacionadas con el área administrativa, financiera, económica y de recursos humanos; en un instituto que ofrece carreras a nivel técnico, incluyendo como requisito final, una práctica profesional.

Mi agradecimiento a Dios, no sólo es porque tengo una pequeña entrada económica, que me permite sobrevivir en tiempos malos… como se decía en la profecía o predicción hecha por Daniel, en la antigua Babilonia “un periodo de vacas flacas”. Se quería decir con esto que se estaba en un momento difícil, tomando en cuenta también la parte económica.

Mi satisfacción va más allá de lo monetario, ya que tengo la oportunidad de transmitir conocimientos sustentados por mi propia experiencia laboral, ocupando todos los puestos de trabajo, desde el más sencillo; pero, no menos importante, hasta el de jefe en la empresa privada y últimamente en instituciones públicas; igualmente el cargo de administrador judicial –laboral-. Y lo más importante para mí es que trato de ofrecer a los estudiante una enseñanza que he aplicado diariamente en mi vida personal, con el fin de mantener una actitud positiva frente a las dificultades que nos rodean a todos los seres humanos día a día, sin hacer distinción de raza, credo, nivel educativo, social o económico.

Usted puede vivir en México, Argentina, Venezuela, Centroamérica, Panamá, España, Bulgaria, Estados Unidos; en fin, no interesa en que parte del mundo usted resida o que idioma hable, lo único cierto es que todos nosotros estaremos siempre unidos por los problemas, angustias, frustraciones y tensiones que son situaciones propias de la existencia humana y que siempre nos acompañarán como aquel perro fiel hasta el último minuto de vida.

Por ejemplo, en la clase de relaciones humanas y ética profesional, les explico a los estudiantes que una gran parte de los problemas en una empresa están relacionados con la conducta humana. Incluso, aquellos trabajadores que siempre tienen una excusa para no hacer bien su trabajo o no logran adaptarse al ambiente laboral, demuestran una conducta totalmente pesimista.

Definitivamente que si entendemos un poco el comportamiento de las personas, tendremos mayor capacidad para enfrentar las distintas situaciones laborales. Todo depende de la actitud que tengamos en un momento determinado –les explico a los alumnos con mucho entusiasmo- ¡Y por favor…! No me digan que tienen dificultades personales, porque si alguien tiene el montón de problemas económicos y sufrimientos; y para empeorar las cosas, cada vez que pretendo realizar un plan o alcanzar un sueño de superación, todo se me viene abajo, como escribió Og Mandino, en una de sus obras literarias “la vida siempre está 6 a 5 en contra de lo correcto que tratamos de hacer”.

Sin embargo, siempre debemos recibir cada día, con un sueño lindo y hermoso, y tomar la firme decisión de trabajar duro todos los días para lograr nuestros propósitos, siempre y cuando éstos sean buenos.

Tener un equilibrio interno, en nuestro “yo interior”, es fundamental para que podamos mantener una buena armonía con nuestro medio exterior; es decir, en el ambiente laboral, la comunidad y la familia. ¿Cómo se logra el equilibrio interno? Practique la buena lectura, vea programas de televisión que contribuyan a la buena educación, escuche a las personas que hablan de una manera interesante y que siempre se ocupan en tareas positivas; vaya a la iglesia debes en cuando, levántese en la madrugada a mirar las estrellas y a meditar sobre cómo mejorar su vida –créame Dios le ayudará-; haga ejercicios periódicamente –podría caminar o trotar frente al mar o en un parque lleno de árboles-; coma frutas, tome bastante agua, trate bien a su familia o parientes; trate de practicar la bondad y el perdón; procure ser tolerante con las demás personas, apártese de las dificultades y de la gente problemática… Aprenda a deleitarse con la música suave e instrumental… Y lo más sagrado, ejercítese en la Oración al Altísimo…
Si usted practica todo esto, sus problemas no desaparecerán. ¡Jamás le podré decir tal cosa! Pero, si le puedo asegurar, porque lo he experimentado en mi vida, que tendrá más fuerzas para enfrentarse al diario vivir y a sus problemas de trabajo…


Por:
Eric Aragón
16 de septiembre de 2010