martes, 15 de febrero de 2011

Ni los países árabes ni China, son la excepción…

A finales de los años 80 (Siglo XX) ocurrió en Europa lo que en años anteriores, nadie imaginaba que podía acontecer. Se vendrían abajo los regímenes comunistas de Alemania Oriental y de la “súper poderosa” Unión Soviética (URSS); al igual que otros gobiernos de la extrema izquierda. Todos ellos del Viejo Continente y llamados “satélites de la Rusia comunista”.
Ahora, para ser más exacto, desde inicios del mes de enero del año en curso (2011), empieza una serie de manifestaciones en un país árabe, que nadie creía, que pudieran ocurrir con tanta fuerza, sin que el ejército –tradicionalmente controlado por los gobernantes- acabara con estas revueltas.

Y lo más increíble, casi milagroso, es que los manifestantes -jóvenes en gran parte- lograran que el presidente de ese país, Hosni Mubarak, dejara el poder después de 30 años de dictadura y de gobernar sin rendirle cuentas a nadie.

De una forma contundente, quedó una vez más demostrado que el poder verdadero y real, lo tiene la gente común y corriente: los marginados, los jóvenes, las mujeres, los trabajadores, los desempleados, los enfermos, los ancianos, los estudiantes, los gremios, las iglesias, los ambientalistas, las minorías, los indígenas, en fin, la sociedad civil en general.

El pueblo es el que tiene el poder, porque somos la mayoría y como algunos han dicho, tal vez en forma jocosa, pero, muy cierto ¡El pueblo es la voz de Dios!

"¡Gracias a Dios! He estado en paro por su culpa, la vida era horrible, ahora voy a empezar mi vida, voy a poder respirar" "¡No puedo creer que voy a ver a otro presidente en mi vida! "Mubarak ilegal, Gobierno ilegal" "El pueblo ha hecho caer al régimen" Éstas eran algunas de las miles y miles de expresiones de alegría y emoción, emitidas por los manifestantes egipcios, reunidos en la Plaza de la Liberación (Tahrir), una vez que se conoció la dimisión de Mubarak, el 11 de febrero de 2011.

¿Cuál es el mensaje? ¡El hombre nació libre! Las Sagradas Escrituras, señalan que todos los seres humanos, nacemos libres y hechos a la imagen y semejanza de Dios. ¿Qué significa? Que a los pueblos se les pide respeto por las leyes y por sus autoridades; pero, también, se les escucha y se les atiende sus necesidades. Las autoridades y los gobernantes, deben respetar los derechos humanos y permitir el libre juego de las opiniones y la libertad de prensa.

Ningún gobernante ni régimen puede pretender, en estos tiempos modernos, apropiarse del país y de su riqueza, perpetuándose en el poder. Tampoco, deben creer que pueden someter con la fuerza o con la persecución o engañar a un pueblo, para siempre…

¡Tarde o temprano! Todos los tiranos, dictadores, abusadores del poder, engañadores y perseguidores de la democracia, los derechos humanos y la libertad de prensa –no importa cuál sea la careta que utilicen- ¡TODOS CAEN!

¡Y cuando eso sucede, todo el peso de la ley y la venganza de los pueblos, cae como un pesado martillo, sin ninguna misericordia, contra ellos!

Lo que pasó en Egipto es la Crónica Anunciada de lo que ocurrirá en todo el mundo árabe… Y después, veremos al mismo pueblo chino, cansado de tantas injusticias, persecuciones; y violaciones de los derechos humanos, de la libertad de expresión y de prensa, librarse de sus pesadas ataduras…

Gobernantes del mundo entero, véanse en el espejo de Hosni Mubarak y de tantos otros dictadores, cuyo pueblo arremetió contra ellos, por malos y engañadores.

Déjense de tanta terquedad y ansia de poder desmedido. Aprendan a oír la voz del pueblo, la voz de Dios, la voz de los necesitados, la voz de los jóvenes, la voz de los niños, la voz de la naturaleza, la voz de las mujeres, la voz de los trabajadores. ¡Aprendan a ser sabios!


Por:
Eric Enrique Aragón
15 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada