domingo, 17 de octubre de 2010

Recomendaciones para la búsqueda de empleo…


La actitud que tenga la persona en el momento que inicia la búsqueda de trabajo es muy importante; ya que esta situación puede convertirse en su mejor aliado o más fiel enemigo.

Visualizar la necesidad de encontrar empleo, como un proceso que debe ser agradable, es lo primero. Es cierto que cuanto más demoramos para hallar un empleo, el costo es mayor; ya que se hace un gasto económico en muchas hojas de vida (currículum vitae); transporte, compra de periódicos para ver los anuncios de trabajo; fotocopias, y lo peor es que si no logramos nuestro objetivo, vendrá una gran frustración; incluso, perderemos la autoestima.

No se pretende negar tal situación; pues, una gran cantidad de personas, ya sea que vivan en Europa, América o en cualesquiera otras regiones del mundo, padecen los efectos de no conseguir un trabajo: frustración, angustia, desánimo, autoestima baja… Y finalmente dejan de luchar por la vida y se entregan en los brazos del fracaso.

Jamás estimado lector nos podremos librar de las frustraciones, desánimos o efectos negativos, en tanto seamos seres humanos: Pues, estas son emociones que viven en la mente humana. Todos los seres vivos en un momento dado, por algún hecho contrario a nuestros deseos, nos sentimos tristes, frustrados o desanimados… Lo importante es entender que los sentimientos negativos siempre nos acompañan, como el aliento mismo de la vida. La mayoría únicamente duran un par de días; es decir, son pasajeros, “si nosotros los dejamos ir…”

Lo que si deseamos compartir con ustedes, son las herramientas que utilizamos para buscar empleo, siempre que nos quedamos sin trabajo. Debemos comprender que los tiempos han cambiado; hoy día es difícil que un trabajador dure 20 años en una empresa hasta obtener una pensión de vejez, como era lo normal hace unas décadas.

Puesto que vivimos en un mundo que cambia rápido, por la tecnología que avanza a la velocidad de la luz; sistemas de trabajo y técnicas que cada vez son más sofisticados, contratos de trabajo por periodos cortos y una población –en su mayoría joven- que busca empleo y que se multiplica rápido, sobre todo, en los países en desarrollo, transforma el proceso de buscar un trabajo en algo sumamente complicado y a veces traumático. Pero, no es imposible si usted lo desea en su mente y se prepara para competir.

Antes de buscar trabajo dialogue con Dios y Nuestro Señor Jesucristo. El es un gran amigo. Si usted realmente busca empleo para superarse, ayudar a su familia; dar un buen ejemplo moral, de lucha y esfuerzo; y utilizar sus habilidades para el bien de los demás. “Créame Dios lo ayudará a obtener un trabajo”.

Otro factor importante es que usted vea la búsqueda de empleo como una competencia sana, que le permitirá conocer gente, empresas y adquirir nuevas experiencias, que le servirán para el futuro, cuando nuevamente tenga que buscar trabajo. Este es un proceso que jamás acaba…

Analice bien cada puesto de trabajo vacante, de modo que usted cumpla con los requisitos y cualidades, que pide el empresario. Muchos candidatos son rechazados, porque envían el currículum vitae o asisten a las entrevistas sin cumplir realmente con los requisitos.

La preparación para la entrevista es fundamental para que se fijen en usted. La forma de vestir debe ser sencilla, pero, correcta. Igualmente, los gestos, ademanes, forma de actuar y de hablar es vital para la evaluación. Usted puede inspirar confianza o lo opuesto.

Siempre demuestre interés y deseos de trabajar en la empresa. No se desanime, porque le ofrezcan un salario bajo. Al contrario vea lo positivo de todo. Tendrá una oportunidad de demostrar sus habilidades y cualidades. Además, obtendrá más experiencias que le servirán para superarse laboralmente.

Recuerde: Cuánto más difícil sea encontrar un trabajo, más esfuerzo y empeño demostraré…Y jamás dejaré que la frustración y la baja autoestima me derroten, puesto que yo soy un luchador por la vida y Dios me ayuda…


Por: Eric Enrique Aragón
17-octubre-2010






















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada