martes, 7 de junio de 2011

Barack Obama, el hombre de ideales

A pesar de que el señor Barack Obama, pertenece a la clase media; y es hijo de un economista de origen keniano y una antropóloga de origen irlandés; lo rodean cualidades dignas de imitar.

Indudablemente, los de izquierda, los extremistas y los que utilizan toda clase de argumentos para atacar la fe cristiana (ateos), no estarán de acuerdo con esta opinión; pero, ¡gracias a Dios! Ellos son unos pocos, de otra manera el mundo estaría en total oscuridad.

El señor Obama, en cierta forma nació en cuna de oro; sin embargo, llegar hasta la presidencia de los Estados Unidos de América, requiere un esfuerzo, sacrificio y una voluntad extraordinaria… ¡Bueno! Usted diría que muchos mandatarios norteamericanos lo han hecho y tiene toda la razón, por ejemplo, Abraham Lincoln… ¡Y qué excelente ejemplo! Pero, tal vez olvida algo. Barack Obama, es de color. Y nos referimos a un país que en años anteriores, persiguió a muerte a las minorías raciales, sobre todo, a la gente de color. Esta es la nación más poderosa del mundo, gobernada tradicionalmente por blancos.

De modo que si vemos el asunto desde otra perspectiva, para que una persona de color llegara a gobernar este país, necesitaría –como decía alguien en forma jocosa- “Ser de otro planeta”. El señor Obama, demostró sin lugar a dudas, que con un buen plan, sacrificio y esfuerzo; fe en uno mismo y en Dios. Y con una “voluntad inquebrantable”, se puede escalar y conquistar la montaña más alta… Como lo hizo el señor Barack Obama, actual presidente de los Estados Unidos de América.

Además de las cualidades que lo adornan, tiene un ideal que debe servir de gran ejemplo, para todos nosotros, y que constituye su soporte más importante: La Unidad Familiar. En las Sagradas Escrituras se hace referencia al valor supremo que tiene la familia para Dios. Se establece que el equilibrio para los seres humanos y el fundamento del amor, se halla en la familia –no fuera de ella- y Nuestro Señor Jesucristo, el hijo de Dios, así lo demostró. El nació en el seno de una familia y amó a ésta. El amor total de Dios, se manifiesta en la familia unida por el amor y por las cualidades que deben profesar los verdaderos creyentes en la Fe Cristiana.

No obstante, se debe tener en cuenta que nada es perfecto(solo Dios)y muchas familias, que han sido un lindo ejemplo para la humanidad -más para los jóvenes- han terminado en desastres… Por eso, todos los días, debemos levantarnos al amanecer, y agradecer a Dios y a Nuestro Señor Jesucristo, por todo lo que nos da. Y que siempre podamos contar con su sabiduría, fortaleza, dirección y amor, para no apartarnos nunca del buen camino ni de los lindos ideales…






Por: Eric Enrique Aragón
7 de junio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada