lunes, 27 de diciembre de 2010

Estados Unidos, un país de oportunidades

No cabe la menor duda, de que esta poderosa nación ha cometido muchos desaciertos, tanto en su política exterior como interna. Los documentos filtrados por la página de Internet Wikileaks, ha demostrado muchos errores cometidos por los Estados Unidos, además de su debilidad en el control de documentos sensitivos.

En los últimos años ha endurecido sus leyes y controles migratorios, sobre todo, los orientados a la inmigración latina; a tal extremo que ha incurrido en muchas injusticias e igualmente ha despertado los sentimientos racistas en algunos políticos y personajes influyentes –así lo perciben algunos inmigrantes radicados en ese país-.

Hace pocos días, decía una dama de unos 60 años –aparentemente de origen centroamericano- que formaba parte de un grupo de turistas que visitaban la república de Panamá, casi en un tono de malestar y frustración, “que a todo el mundo le encantaba y sentían hasta placer, al criticar a los Estados Unidos de América; pero, no se detienen a ver la otra cara de la moneda. Éste ha sido para millones de personas de Latinoamérica y el resto del mundo un país de oportunidades”.

Cientos de miles de latinos encontraron una oportunidad de trabajo y vivienda en los Estados Unidos; además, han podido educar a sus hijos en esa nación, tan maravillosa por su sistema democrático y respetuoso de la libertad de opinión y los derechos humanos.

En fin lograron una mejor calidad de vida para ellos y sus familiares, que lo más seguro, es que jamás hubiesen hallado en sus países de origen.

Estos inmigrantes honrados y trabajadores, así como recibieron una puerta abierta para un mejor sistema de vida, también, han sabido hacer grandes aportes al desarrollo y grandeza de los Estados Unidos de América. Por ejemplo, la comunidad cubana que en su mayoría habita en el estado de Florida; tanto así, que a una de las ciudades de este estado norteamericano, le llaman la pequeña Cuba (Miami).

Por otra parte, tenemos a los millones de mexicanos que viven en el estado de California y en otros estados del oeste, cuyos hijos han crecido respetando la democracia y las leyes norteamericanas. Asimismo, podemos mencionar a miles de chilenos, argentinos, venezolanos, panameños, colombianos, centroamericanos, dominicanos y otros –cuya lista sería extensa- que agradecen a Dios por la oportunidad recibida y bendicen a esta bella nación. ¿Y porqué no mencionarlo? Inmigrantes de Europa, tales como los españoles, italianos, rusos, y de otras naciones, han encontrado grandes oportunidades de superación, en la nación más poderosa de la tierra.

No podemos olvidar a la gente afroamericana, que tanto sufrió por las crueles y despiadadas prácticas racistas, y que hoy día gozan de todas las libertades que puede ofrecer una nación democrática y respetuosa de los derechos civiles. Se han destacado en el campo laboral, artístico, empresarial… Y la demostración cumbre de que los Estados Unidos de América, es un país que no puede ser igualado, por sus grandes oportunidades, es haber llegado a la silla presidencial de la primera potencia del mundo, un político de origen afroamericano. Hace unas décadas esto hubiese sido un sacrilegio, pero, hoy día un político –sin importar el color de la piel- por su inteligencia, vocación democrática y persistencia, ha llegado a ser el Presidente de los Estados Unidos de América: una nación de grandes oportunidades para los latinoamericanos.





Por:
Eric Enrique Aragón
27 de diciembre de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada