sábado, 5 de noviembre de 2016

El poder latino decidirá quién será el próximo presidente de los Estados Unidos…

Casi todos los analistas políticos y grandes medios de comunicación en los Estados Unidos, coinciden con el hecho de que cada vez es más importante el voto latino. Tanto Hillary Clinton como Donald Trump, hacen todos los esfuerzos para conquistar a los votantes latinos en la carrera por la presidencia.

En pocos años se estima que la población latina en los Estados Unidos alcanzará el 30 por ciento; y unos 50 millones de habitantes hablarán el idioma español.

La población joven se multiplica rápidamente en América Latina; y en los Estados Unidos está pasando igual. Para las próximas elecciones presidenciales habrá más gente joven nacida en este país, pero con familia de ascendencia mexicana, puertorriqueña, cubana, y de otras naciones de Latinoamérica. En conclusión para el futuro no sólo esta poderosa nación tendrá más “votantes latinos”, sino que se verá forzada a elegir un presidente de origen latino.

Si esta realidad ya la están viviendo los estadounidenses, entonces es lógico que los candidatos presidenciales y los gobiernos deban incluir de una manera responsable a los latinos en el tema educativo y laboral, entre otros aspectos. Además de buscar una solución migratoria lo menos traumática posible para los cientos de miles de latinos que buscan no el sueño americano; pero, SI salir de la pobreza extrema en la cual viven en sus países de orígenes.

Las grandes potencias económicas como Estados Unidos, no deben ayudar a los países “subdesarrollados”, por humanitarismo nada más; sino que es un compromiso mundial y urgente ayudar a los países en conflictos bélicos, problemas ambientales y pobreza extrema. Nunca olviden que los Estados más ricos se benefician de los más pobres y cualquier conflicto grave en regiones de extrema pobreza, también afectará a los Estados más industrializados… Está claro que ésta es la tendencia mundial: ayudar a las economías y regiones más pobres. Así se pone de manifiesto en muchos programas de las Naciones Unidas y en otros donde Estados Unidos es protagonista.

Si tomamos en cuenta que la tendencia mundial está obligando a las potencias a buscar soluciones a los problemas mundiales de todo tipo, llámese racial, educación, laboral, migratorio, pobreza extrema, desintegración familiar, enfermedades, guerras, tráfico de armas, abuso infantil, drogas, etc. NO puede ser presidente de una nación poderosa, como los Estados Unidos que lucha por los derechos humanos, la transparencia y las libertades: un candidato presidencial que sea emotivo, racista, que no comprenda el mundo actual, poco cristiano y agresivo con las mujeres –ellas son nuestras madres, hermanas e hijas.

No tengan la menor duda que DIOS, en primer lugar, y el Voto LATINO: seleccionarán al mejor candidato -el día martes 8 de Noviembre del 2016- entre Donald Trump e Hillary Clinton, para que sea el próximo presidente (o presidenta) de los Estados Unidos, la nación más poderosa y democrática del mundo.


Por:                                                                                                                         Eric Enrique Aragón


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada