domingo, 7 de abril de 2013

Sabía usted que cada 40 segundos una persona se quita la vida...

“Se calcula que cada año se cometen 900,000 suicidios.  Esto significa una muerte cada 40 segundos.  El suicidio se encuentra entre las tres primeras causas mundiales de muerte en personas de 15 a 44 años”.  Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuánto tiempo ocupa en peinarse?  ¿40 segundos o un poco más?  ¡Por favor! Deténgase unos minutos a reflexionar… Mientras usted realiza sus tareas cotidianas como bañarse, vestirse, colocarse los calzados, maquillarse, tomar un café o despedir a sus hijos cuando se dirigen a la escuela: alguna persona desconocida, pero, con seres queridos a su alrededor -igual que usted-  está poniéndole fin a su existencia terrenal; y aún es más dramática la situación, si se trata de un adolescente o niño.

En la mayoría de casos, aquéllos que atentan contra su propia vida, dan muestras evidentes de sus intenciones; puesto que no desean la muerte.  Lo que realmente piden a gritos es que alguien los tome de la mano…

Son personas que padecen una fuerte depresión. Se sienten abandonados e incomprendidos; por lo tanto creen firmemente que la única solución a tanta angustia, es acabar con la propia vida.

¡Por supuesto! El suicidio es un grave error.  A veces los familiares y todos los que están cerca de quienes pretenden quitarse la vida, son tan responsables como el mismo suicida.  ¿Por qué?  Porque los que presumen ser cristianos y asisten todos los domingos a la iglesia: “tienen el deber moral y cristiano” de hacer todo el esfuerzo para socorrer a los demás y con mayor razón si se reconocen las señales de un potencial suicida.

Existe un amigo que puede y desea ayudar a cualquier ser humano que se sienta agobiado, desorientado y no sepa que camino seguir… Este gran amigo siempre está cerca, dispuesto a solucionar el problema que se tenga -no importa el tamaño ni la complejidad- para él nada es imposible.

Nuestro amigo se llama Jesús de Nazaret.  No lo rechace…  Búsquelo.  Hable con él.  Sea sincero…  ¡Cuéntele porque se siente angustiado!  El no fallará… 




Por:
Eric Enrique Aragón

7 de abril de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada