sábado, 12 de noviembre de 2011

Mantener la fe en momentos difíciles…

 A veces la vida no es nada fácil para la gente.  En estos tiempos modernos la inestabilidad emocional es el plato del día.  Ninguna clase social se escapa… Incluso, aquéllos que tienen poder económico o un excelente nivel educativo padecen en algún momento de la vida, algún tipo de problema emocional.

Por ejemplo, la angustia, ansiedad y depresión: son estados de ánimo que todos los humanos sienten y hasta cierto punto se considera normal. Sin embargo, cuando estos sentimientos no se controlan adecuadamente, pueden llevar al ser humano al alcoholismo, agresividad contra su familia, falta de interés por la superación y en el peor de los casos la falta de motivación por la vida…

Indudablemente, el desequilibrio emocional se ve con más intensidad en la clase pobre, que representa la mayoría de la población de las naciones.  El desempleo, poco poder adquisitivo, niveles bajos de educación, la violencia en todas las formas, familias desintegradas, entre otros factores, originan en esta gente problemas emocionales, casi crónicos. 

Lo más triste es que los niños quedan atrapados en este círculo infernal, del cual difícilmente podrán salir sin ayuda externa; es decir, de instituciones sociales, fundaciones (ONG) o gente noble, como ustedes apreciados lectores, que deseen compartir un poquito de las grandes bendiciones recibidas por Dios. 

La clave del verdadero éxito es ayudar a los demás.  La buena acción que usted realice, se reflejará en muchas bendiciones para su vida y su familia.

Mantener la fe cristiana en los momentos difíciles de la vida, no es fácil; pero, tampoco imposible.  Se debe creer mucho en Dios y en el amor de su hijo Jesucristo.  Es importante que se hagan oraciones, si es imprescindible, día y noche.  La oración a Dios tiene poder y jamás retornará vacía.  

Si siente el deseo de llorar no se detenga… ¡Podría ser un desahogo positivo!  Pero, JAMÁS, deje de ORAR a DIOS.  Es importante cuando se acerca a Él (Dios y Jesucristo), dar gracias por la familia y la vida que tiene, no importa si todo se ve oscuro…

Recuerde que además de confiar y orar a Dios por ayuda, a usted le corresponde hacer una parte: por ejemplo, si está desempleado, no pare de buscar empleo en las empresas… Si desea que su hogar mejore, entonces, hay que ceder, y tratar con la ayuda de Dios, de practicar la tolerancia, comprensión, aumentar el amor puro, y si es necesario debe pedir ayuda a una fundación… Si es un profesional o trabajador que desea que no lo despidan de la empresa, debe ser: puntual, responsable, prestar atención a las instrucciones del jefe, ser honesto y respetar la empresa… 

Usted debe tener claro que las cosas no caen del cielo.  El ser humano debe hacer el esfuerzo para alcanzarlas… Es como aquel joven que desea ser un gran electricista o ingeniero, y no quiere estudiar… O los padres que sin dar un buen ejemplo, desean que sus hijos se superen…

El mensaje es que si usted mantiene la fe en Dios, a pesar de que todo se vea: como un gran abismo del cual pareciera que no vamos a salir, crea que Dios Padre y su hijo Jesucristo, vendrán en su ayuda y lo sacarán del gran abismo…




Por: Eric Enrique Aragón
12 de noviembre de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada