miércoles, 1 de septiembre de 2010

El romanticismo en mi vida…

¡Mi vida siempre ha estado marcada por el romanticismo…!
Todo empezó con un baile escolar. Los maestros conjuntamente con la dirección de la escuela y la asociación de padres de familia, decidieron organizar una actividad destinada a recoger fondos, para reparar los baños que permanecían dañados, desde hacía un par de meses.

La actividad se celebraría un viernes, desde tempranas horas del día, hasta las 2 de la tarde aproximadamente. Ésta consistía en venta de comidas, bebidas y golosinas; juegos para niños, tómbolas; y por supuesto, no podía faltar el tradicional baile para todos los que quisieran asistir. Tanto maestros, padres de familia, como alumnos se daban cita en un gran salón de clases que se habilitaba, para tal finalidad. Para poder bailar había que pagar la suma de 25 centésimos de dólar por cabeza…

Después de pagar mi boleto, entré al gran salón de baile y me senté en una silla… Me dediqué largo rato a ver las parejas bailando, pues, aparte de que no sabía bailar, era bastante tímido. Se puede decir que durante mi infancia y la mayor parte de mi adolescencia fui muy tímido; no obstante, jamás me detuvo esta cualidad, para ser aventurero y audaz.

Ya tenía más de una hora de estar solo y de aguantar las burlas – a veces disimuladas y otras no- de mis compañeros bailarines; porque (yo) no me acercaba a ninguna niña para invitarla a bailar… ¡Mi timidez me lo impedía…Tenía miedo…!

Sentí que todo el cuerpo me temblaba, casi no podía hablar, y para rematar por poco me orino del nerviosismo que sentí, en el preciso instante, cuando una voz muy dulce me dijo al oído:
---- ¿Quieres bailar conmigo? ¡No era cualquier niña! Se trataba de la más hermosa de la escuela. Alta, clara de piel, cabello largo ondulado, ojos de color violeta, igual que su nombre de pila -supongo que su nombre se lo pusieron en honor a sus lindos ojos- y como si fuese poco, una de las mejores alumnas de la escuela.

Honestamente, ignoro como ocurrió… pero, a partir de ese momento ella y yo bailamos hasta el final. ¡Claro…! Únicamente bailamos boleros, pues, era lo más fácil para mí, ya que era un perfecto torpe para el baile. Sin embargo, a ella no le importó…Yo no hacía nada…Ella me guiaba con su cuerpo y me indicaba, cuando debía ir más lento para no pisarle mucho los pies… Realmente era un tarado… No nos despegamos el uno del otro, parecíamos dos enamorados… Nos convertimos en el centro de atracción y chisme, de todo mundo…Mis ojos y mis sentimientos eran solamente para ella… ¡En ese momento, hasta le pedí a Jesús que detuviera el tiempo para siempre…! Ese momento fue mi primer contacto con el amor noble y dulce, que puede sentir un niño de nueve años hacia una niña de once años. ¡Sí...! ella era dos años mayor que yo, pero, así la amaba… ¡Bueno…! Era un niño y para mí ese era el perfecto amor…

Después que terminó la actividad bailable y todo se normalizó en el centro educativo, la vi un par de veces y creo que nos enviábamos mensajitos de amor… Ella cursaba el quinto grado y estaba en otro lugar recibiendo sus clases; ya que la escuela estaba dividida en dos secciones, alejadas una de otra. ¡Jamás olvidé este corto, pequeño y bello romance…!

No puedo aseverar si fue a partir de este romance…Pero, lo cierto es que descubrí que tenía cualidades para ser romántico… Me empezaron a gustar todas las películas clásicas de romanticismo. Leía bastante las novelas de amor y me apliqué al aprendizaje de exquisitas palabras, casi poéticas, de aquellas que impresionan a las damas.
Estas cualidades me han acompañado toda la vida… A muchas damas he podido enamorar con palabras bonitas y ramos de flores… ¡A la mamá de mis dos hijos la enamoré con palabras dulces, románticas y poéticas…! En varias ocasiones exclamó:
---- ¡No sé que te vi…! Obviamente no se refería a mi belleza física, porque no la tengo…


Por: Eric Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada