viernes, 1 de abril de 2011

Recurso humano, factor vital para el desarrollo empresarial…


Una empresa puede tener todos los elementos necesarios para funcionar como tal; incluso, para competir a nivel internacional; sin embargo, será muy difícil, para no decir imposible, mantenerse en el mercado; si ésta no toma en cuenta el factor más importante: el Recurso Humano. Y sobre todo, considerando que los actuales mercados son cada vez más exigentes y competitivos.

¡Cierto! en muchos países existen empresas que tienen años de estar funcionando… Pero ¿Realmente han logrado el desarrollo económico esperado? ¿Los servicios o productos que venden tienen buena calidad? ¿Han contribuido con algo positivo a la comunidad? ¿Se han expandido…? ¿Utilizan la tecnología adecuada y moderna? ¿Tienen una cuota importante de mercado? ¿Sus empleados se sienten satisfechos y han obtenido aumentos salariales importantes…? ¿La imagen de la organización ha mejorado?

En fin, son tantas razones para sustentar que muchas empresas se mantienen funcionando con un alto costo operativo, que son mediocres, poco o nada competitivas o que han desaparecido, a pesar de tener grandes perspectivas de crecimiento económico. Y esta situación negativa se debe a un sencillo razonamiento; pero, difícil para muchos empresarios: de todos los factores de una empresa, el más valioso, como fuerza motora para la organización, es el Recurso Humano, llámese colaboradores, trabajadores, seres humanos, asalariados, o como desee referirse a ellos…

Lo más fácil para un gerente, jefe de recursos humanos o administrador financiero es tomar medidas, sin medir el impacto psicológico que tendrá en la fuerza trabajadora. Por ejemplo, jugar con los salarios de los trabajadores, carecer de una verdadera política de incentivos y aumentos salariales; establecer sanciones fuertes contra los empleados, sin pensar en la capacitación periódica para mejorar la eficiencia de éstos; no hacerlos de una u otra forma partícipes del crecimiento y desarrollo económico de la empresa; o negarles a los hijos de los trabajadores becas escolares u otros incentivos familiares; y prescindir o restarle importancia a las reuniones periódicas y a la convivencia laboral; además, de la falta de una responsabilidad social frente a la comunidad, en la cual se desarrolla la empresa, definitivamente, estas prácticas convierten al trabajador en un ser negativo y desmotivado, menos en aquel colaborador competitivo que espera tener toda organización.

¡Quizás, allí está la falla…! Una gran cantidad de empresas esperan que el excelente recurso humano les caiga del cielo… Error… ¡Jamás lo conseguirán…!

Las empresas deben convertir al trabajador en un colaborador competitivo, leal, seguro de sí mismo, satisfecho con su empleo… y que desee quedarse y crecer con la empresa…







Autor:
Eric Aragón
3 de mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada