viernes, 21 de agosto de 2015

¡Periodismo: profesión noble, necesaria y peligrosa!

Basta una sola mirada a los distintos diarios, o sentarse a observar las noticias en los canales de televisión, para darnos cuenta de que los periodistas realizan una labor tan necesaria e influyente en los estados modernos; razón por la cual se les atribuye el "cuarto poder". Lo cierto es que sin los periodistas, comunicadores sociales, columnistas y todas las personas involucradas en esta actividad, el mundo estaría en el oscurantismo.

Los periodistas, en casi todos los países del mundo, realizan en múltiples ocasiones una labor humanitaria; ya que sin ser funcionarios públicos ni dueños de una institución social, contribuyen a la solución de los problemas más simples de la comunidad hasta los más complejos, como salvar vidas humanas.

Por otro lado, los periodistas se constituyen en la única vía que tienen los ciudadanos para exponer sus denuncias; además, son los que utilizando todos los medios de comunicación, se atreven a evidenciar los actos más ocultos de corrupción en los gobiernos y en el sector empresarial. Son los periodistas los que se enfrentan con su pluma o su voz, a las organizaciones criminales del mundo; sin pensar la mayor parte del tiempo en el alto riesgo que estas investigaciones y denuncias conllevan.

Existen pruebas contundentes de la persecución, encarcelamiento o asesinatos de periodistas, en estos últimos años en América Latina, Asia y África; por la sencilla razón de denunciar actos de corrupción, poner al descubierto redes criminales o creer en una ideología…

Por ejemplo, en América Latina, los gobiernos actuales están más preocupados por lograr sus metas económicas; sin embargo, en materia de derechos humanos, libertad de prensa y democracia, tienen calificaciones pésimas. Y no es que buscar el crecimiento económico sea malo: pero, si éste no va acompañado de una distribución correcta de la riqueza, la solución de los problemas sociales y de una democracia sólida que se fundamente en el respeto de los derechos humanos, de las garantías constitucionales, de la presunción de inocencia, el debido proceso y la defensa de la vida humana; seguirán siendo países de tercer mundo, por su ignorancia, atraso e intolerancia.




Por:                                                                                                                       Eric Enrique Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada