jueves, 1 de diciembre de 2011

¡Jesús puede ayudarte! ¡No tomes la decisión equivocada…!

Resulta difícil comprender lo que siente una persona, que vive una profunda crisis emocional o padece una fuerte depresión, por causa de un problema. Quizás los demás mortales vean la solución de una manera clara; pero, este ser humano (que podría ser un adolescente), que está con su mente perturbada no ve nada con claridad y siente que su mundo se acabó... ¡Se terminaron sus esperanzas!

Lo cierto es que la desesperación, la angustia, el llanto y la impotencia ocupan y perturban la mente humana, que está atormentada por algún problema.  Se llega a pensar que no hay solución… Y empeora más el asunto, cuando nadie entiende o no quiere entender la crisis emocional de la persona (ni los familiares ni allegados y peor aún, si carece de familia).

¡Eso que te ocurre no es nada! ¡No seas cobarde! Expresiones como éstas son negativas para un ser humano que tiene la mente confusa. Es obvio que en estas condiciones, todos los pensamientos que alberga la mente son dañinos.  Esta persona desea recibir palabras de aliento, de esperanza: y que alguien, por lo menos, sepa escucharla… Y bonito sería compartir una oración –con sinceridad y amor- con el afectado.

Nadie puede saber con exactitud el dolor y la batalla infernal, que libra un ser humano bajo un estado depresivo crónico o que está perdiendo el control emocional de su vida…  Lo más triste es cuando las personas así acaban con su existencia y más doloroso cuando se trata de gente joven. 

 Tal evento evidencia la perversidad y falsedad que hay en muchos seres humanos, que pudieron compartir un poquito de amor y ayuda material, con estos mortales que tomaron la decisión equivocada… 

Sin embargo, si hay una esperanza para ti, estimado amigo… No importa la edad que  tengas o el problema por grave que sea.  

A tu lado, hay un ser supremo, lleno de amor, misericordia y con deseos de ayudarte… Lo hermoso de todo, es que El si puede ayudarte… Es sumamente poderoso… Todo lo puede… Su poder es infinito y está por encima de todo y aún hasta de lo imposible…

Únicamente tienes que arrodillarte y pedirle a El toda la ayuda necesaria… Hazlo de corazón y creyendo… Ten paciencia y El te ayudará… Así como lo ha hecho con muchas personas, que han estado, incluso, al borde de la muerte; también lo hará contigo…

¡Gracias Jesús! ¡Gracias Jesús, porque has tomado mi sufrimiento! ¡Gracias Jesús, porque me has dado la paz mental y la esperanza que tanto necesitaba! ¡Gracias Jesús por tomar mi vida! ¡Desde este momento Tú serás el guía de mi vida!



 

Por: 
Eric Enrique Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada