martes, 1 de junio de 2010

¡Cuándo mi vida cambió…! Parte II (Relato)

Por otro lado, estaba el esposo de la doña - mi jefe- de unos 54 años de edad, quien era el dueño de la residencia donde me encontraba. Trabajaba como alto ejecutivo en una empresa multinacional. Y no podía faltar, la linda y vanidosa hija. Una joven de 15 años, a quien le gustaba presumir en el club social más exclusivo del país (únicamente para aristocráticos).
Lo cómico es que la hija y la madre no le hablaban al señor; mejor dicho, ninguno se determinaba. Y cada quien tenía su propia servidumbre. No es exagerado decir que se odiaban…

Cuando el señor llegaba del trabajo –supongo que la soledad lo impulsaba- me llamaba para que lo acompañara a cenar y después nos poníamos a jugar naipes. Entre jugada y jugada, me hablaba de su vida como estudiante en los Estados Unidos de Norteamérica y de su profesión como financista –muchos años después vine a comprender que hace un financista-. Los relatos que me hacía de su vida como estudiante, me impresionaron bastante. Por otra parte, tenía una gran biblioteca llena de tantos libros, que cautivaron mi atención… ¡Pero, aquí no finaliza mi admiración…! Observar a este señor hablar bien y poseer tantos conocimientos; al igual que el manejo tan preciso de los cubiertos, a la hora de comer: ¡Me impactó doblemente…!

A los pocos días de trabajar en la residencia, me comunicó el señor que tenía que acompañarlo a la casa de playa. ¡Yo no iba a pasear…! Sino a trabajar como mesero (waiter). Con frecuencia acostumbraba reunirse, los fines de semana, con sus amigos en la casa de playa. Estas pláticas de sobrias no tenían nada. Esta gente “aristocrática” se emborrachaba y protagonizaba actos, que a veces no se diferenciaban de los que se veían en los barrios populares.

Mi labor como waiter solo duró unas pocas horas. Empecé muy bien, sirviendo las copas de whisky –había una medida para las damas y otra para los caballeros-. Pronto la curiosidad me llevó a probar un poquito el fino licor. ¡Lo encontré dulce y sabroso…! Cada vez que preparaba el trago a los invitados, aprovechaba -en la cocina- para tomar mi poquito de whisky. A las dos horas ya me había olvidado de las medidas y hasta de caminar recto… Con frecuencia las damas iban a la cocina, a preguntarme si estaba utilizando las medidas correctamente… ¡Los tragos que me tomaba, y que por ignorancia creía que el efecto no sería tan fuerte, a las dos horas, empezaron a surtir efecto. Obviamente, no era como yo esperaba. Empecé a perder la noción, tanto del tiempo como de la medida de las copas. Sin embargo, las damas con mucha valentía se tomaban los tragos que les llevaba…!

El patrón me había contado que algunos amigos suyos se emborrachaban, a tal extremo que perdían el control…y realizaban actos, a veces, bochornosos. ¡Bueno…Yo lo pude comprobar…!

Para concluir, al día siguiente, me había despertado dentro de una tina de baño… Me contaron que a las pocas horas no me vieron más… Después de una búsqueda, ya que los invitados esperaban que sirviera los tragos, me halló una mujer en la tina del baño de las damas, no antes de gritar; pues únicamente –según dijo la dama- veía mis zapatos y como es lógico, se asustó. Al día siguiente, todos comentaban y se reían del incidente… les pareció chistoso por tratarse de un jovencito… ¡Lo consideraron una mala travesura…! ¡Este fue el final de mis relaciones con la alta sociedad…!

Después de un mes de trabajo como jardinero y aseador, renuncié; ya que a veces quedaba en el medio de las polémicas de la familia… Y para empeorar las cosas, me gustaba la hija…

Volví con mis antiguos amigos –la gente pobre de la iglesia-; pero, cargado de libros y revistas que me regaló el señor aristocrático, para quien trabajé.

El mismo señor que me recomendó para el trabajo de jardinero, me manifestó, que su hermano mayor cuidaba una finca y que si yo quería ayudarlo. Por lo menos, tendría comida y casa (y algo de dinero me pagaba), hasta que pudiera conseguir un empleo mejor que el anterior. Le dije que si aceptaba, aunque no estaba muy convencido de ir a una finca. La imaginaba lejos y en una zona rural.

¡Sorpresa la mía…! Al darme cuenta de que no era una finca rural; sino, la mansión de otro personaje adinerado. Se trataba de dos hermanos que emigraron de Barcelona, en los años 40, a esta región de América. Ambos españoles, como socios, establecieron una de las primeras rutas de buses de pasajeros, que funcionó, si no me equivoco, hasta los años 70. No obstante, estos españoles, ya se habían hecho ricos y tenían propiedades de mucho valor económico… Las residencias, realmente eran dos, estaban en espera de ser vendidas; ya que los dueños originales (los patriarcas), habían fallecido –no tenían mucho tiempo- y los hijos (adultos) vivían en otros lugares, también de lujo.

La casa me impresionó por sus decoraciones y lujos –estaba un poco abandonada-. Tenía grandes ventanas con unas cortinas elegantes, gruesas, de color azul y rojo. Grandes aparatos eléctricos por todas partes, como era propio de una residencia de millonarios. Me di gusto viendo películas en un televisor gigante; por supuesto, nos referimos a los televisores que hoy nos parecerían unos grandes cajones; pero, en esa época era lo mejor de lo mejor, y sólo los adinerados podían comprarlos.

En esos años empezaba a funcionar un nuevo canal de televisión. Únicamente existían los dos tradicionales… Este nuevo canal comenzaba a laborar a las tres de la tarde. Tenía un bloque musical: Los grandes de la música –puras canciones en inglés, pero, excelentes-; y la otra parte de su programación, consistía en películas, generalmente de acción, con los grandes actores del cine, como Victor Mature, John Wayne y Robert Taylor, entre otros. Cuando el señor que cuidaba la residencia se iba a la ciudad –vivíamos en una zona residencial un poco alejada del centro de la ciudad- yo me daba gusto comiendo y viendo películas. Siempre he sido fanático del cine y de las grandes baladas en inglés y en español…
Continuará...

Autor.
Eric Aragón
29 de mayo de 2010



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada