domingo, 2 de mayo de 2010

Gozar el éxito a cada paso...

Por ejemplo, cuando estudia con sus hijos para que aprendan la lección de mañana, sienta la alegría de estar con ellos… Cuando prepara una comida, sienta satisfacción a medida que cocina… Trate hoy de ser más eficiente en su trabajo que ayer y sienta placer cuando realiza cada tarea, como hacer una buena carta, atender con amabilidad a un cliente o manejar positivamente cualquier conflicto de trabajo…

Cuando hace ejercicios físicos para tener mejor salud mental, física y espiritual, deje que la felicidad fluya por su cuerpo… Cuando el estudiante de secundaria o universidad estudia para un examen o hace un trabajo de investigación, debe sentir el placer desde el inicio hasta el final de su labor…
Igual principio o regla debemos aplicar en cada proyecto que tengamos, como la educación de los hijos, alcanzar un título universitario, aprender un oficio; lograr mayor eficiencia en el trabajo para conseguir un aumento de salario o buscar el empleo que se necesita, etc.

La idea es que aprenda a ver el éxito como un placer que se obtiene a medida que avanza por el camino, en la realización de sus tareas, objetivos y metas. No importa si éstas tienen un periodo –tiempo- de un día, horas, meses o años.

La disciplina, persistencia y creer en lo que se hace, son elementos fundamentales para obtener los éxitos, a lo largo del duro camino de la vida.

Disciplina significa cumplir con el horario, reglas y acciones necesarias para ejecutar el plan, proyecto o tarea que usted ha fijado.

Persistencia, se refiere al hecho de que jamás debe darse por vencido. Si comete errores, corríjalos; si cae por el camino, pues, levántese cuántas veces sea necesario; en fin, haga siempre el mayor de sus esfuerzos.

Y creer en lo que hace, significa, que usted hace lo que realmente le gusta. No se puede alcanzar plenamente un objetivo, si no existe el convencimiento y el amor por la elección que hizo. Creer o tener fe, también, implica que debe creer en su capacidad y tener la autoestima siempre alta.

Debemos procurar que nuestras metas estén acorde (conforme) con nuestras cualidades y talentos. Por ejemplo, si usted no es hábil y no le gusta la matemática, no se le ocurra estudiar una carrera de ingeniería.
¡Claro…! A veces la vida es injusta y nos lleva por caminos que no queremos y lamentablemente no podemos hacer nada. En estos casos, trate de hacer su mayor esfuerzo y jamás olvide, ya que está por encima de todo, practicar la Fe Cristiana.



Por: Eric Aragón
10/04/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada