domingo, 1 de agosto de 2010

Mi primera experiencia en la escuela...

Para muchos niños la experiencia de ir a la escuela por primera vez, es bastante traumática. Por eso es necesario que alguno de los padres o tutores, esté pendiente del desenvolvimiento del niño, en la escuelita. Mantener contacto directo y a diario con los maestros; y si es posible, o por lo menos, tratar de acompañar al infante a la escuela, cada vez que se pueda, es fundamental para la estabilidad emocional del pequeño.

Los adultos deben comprender que el niño se siente raro e indefenso, en un ambiente totalmente nuevo para él; y si ve algún elemento hostil en la escuela; podría ser hasta traumática su experiencia escolar. Ésta debería ser la mejor para el niño; ya que va a realizar actividades que desarrollarán su imaginación y creatividad; y por otro lado, conocerá nuevos amiguitos. Pero, hay que hacer énfasis en el hecho de que los padres deben ayudar a que el proceso de adaptación escolar, sea lo más rápido y satisfactorio para el niño.

¡La verdad…! El recuerdo que pasa por mi mente, acerca de mi primera experiencia escolar, es un poco confuso en ciertos casos. No obstante, si recuerdo perfectamente lo principal del relato.
Eran los inicios del año 1966. Cumpliría dentro de unas semanas la edad de cinco años. En estos años muy poco se conocía la educación, que hoy día se llama preescolar. Es decir, que al niño se le lleva -desde los tres y cuatro años- a una escuelita especial, donde más que todo se le estimulará la creatividad y se le ayudará al proceso de adaptación, de modo que cuando empiece la escuela básica, se pueda adaptar fácilmente.
¡Hago el intento de comprender, porque la señora con quien vivía, me había entregado a una mujer joven… casi una muchacha, para que me llevara a vivir a otro lugar!
En mi mente está claramente la imagen de la muchacha, cuando me lleva de la mano a tomar un bus de pasajeros (chivita). Aparentemente, nos dirigimos a un pequeño pueblo, ubicado en un lugar alto; ya que la chiva va por una carretera, en forma de curvas y que sube…

Aunque no le veo la cara a la muchacha en mis recuerdos, si la visualizo como una joven de corta edad, tal vez unos dieciocho años; esbelta y con un vestido (traje), bien arreglado. Tiene la apariencia de una joven muy seria… ¡Lamentablemente…! Por más que trató de buscar en mi mente… no encuentro ninguna información, sobre esta muchacha desconocida… ¡Solo Dios sabrá quien era esa misteriosa muchacha, y si aún vive…! ¿A dónde estará…?

Llegamos a un pequeño pueblo. Recuerdo que las líneas del ferrocarril pasaban por todo el centro del poblado –en esos años eran muy populares los trenes como medio de transporte-. Había bastante casas, tiendas, supermercados, y calles laterales.

La muchacha me llevó a vivir con una familia, un poco numerosa. Era una calle que no tenía salida. A la entrada de la misma (calle), estaba una casa, con un gran patio, lleno de animales domésticos. ¡Aquí se reunía toda la familia a comer! Al final de esta misma calle, otra casa, con varios cuartos –llenos de camarotes-. Aquí dormía yo… ¡…Y por cierto, qué problema, la gente no sabía que hacer conmigo…Tenía la mala costumbre de orinarme, casi todas las noches en la cama…! Ambas casas pertenecían a la misma familia… ¡Y todavía no descubro –y nunca lo haré- quienes eran estas personas y que hacía yo allí…! Cuando se salía de la calle, en la cual me encontraba, inmediatamente se observaba la escuela, a dónde iría, yo, al kínder –estaba cerca de la casa-.
No recuerdo si alguien me llevó a la escuelita o tuve que ir solo. Lo que sí sé, es que estuve pocos días en la escuela. No me pude adaptar… ¡Me la pasaba llorando…! Después… ¡Todo se acabó…! ¡Salí de ese pueblo…! Alguna persona me tuvo que sacar… ¡No recuerdo más…!
¡Y la muchacha misteriosa…! Prácticamente, desde que me llevó al pueblo, desapareció… ¡Jamás supe de ella…!

Lo único agradable que me gustó de ese lugar, es que me escapaba de la casa, al atardecer, para ver las series de televisión que se transmitían en esos años. Me paraba enfrente de la casa de una familia cualquiera, para ver televisión, ya que era muy común mantener las ventanas y puertas abiertas. Mucha gente en esa época, acostumbraba asomarse por las ventanas y puertas, para ver la televisión. No todo mundo podía tener un televisor. Y los que sí tenían, dejaban ver a los vecinos las series y telenovelas –muy populares por esos años-. Mi serie favorita era el “El gato”. Pero, realmente, no era la única serie que me atraía. Casi todas las series de televisión de esta época me fascinaban.

Recordemos las famosas series de televisión: Batman y Robin, Bonanza, El Gran Chaparral, Los Agentes de Cipol, Superman, Rin Tin Tin, Lassie, La Pandilla, Hawai 5 Cero; en fin, todas las series eran espectaculares; pues, la televisión estaba de moda.


Por: Eric Aragón
1/agosto/2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada