martes, 1 de junio de 2010

¡Cuándo mi vida cambió…! Parte III (Relato).

La mansión tenía por todos los rincones: libros y enciclopedias, sobre todo la enciclopedia Barsa. Grandes mapas del mundo y de España, adornaban los finos y voluminosos escritorios -de madera fina y con grandes planchas de vidrios en la parte superior-. Se notaba que eran dos españoles amantes del conocimiento universal… En fin, además de ver televisión, me apasioné por la lectura de la enciclopedia Barsa y de otros libros que encontré interesantes; incluso, algunos de diplomacia.

Otro asunto que me impresionó, fue la lectura de varios trabajos de universidad de la hija de uno de los españoles –recuerden que eran dos hermanos-, que estudiaba en esos años en la mejor universidad privada del país (únicamente había una para gente pudiente). Los trabajos que leía, porque me parecían interesantes y fáciles de entender –quizás el deseo de aprender y de expresarme bien, era tan grande que entendía los trabajos o simplemente me sentía feliz aprendiendo nuevos conceptos- en su mayoría se referían a la economía.
En ese momento aprendí dos definiciones de lo que significa economía, que jamás se me han olvidado; incluso, son las definiciones que he usado en la actualidad, cuando me ha tocado trabajar como profesor: “La economía es el estudio de la producción, distribución y consumo de los bienes y servicios…” y el otro concepto… “Es el estudio de las acciones encaminadas a satisfacer las necesidades de los seres humanos…”

Yo juraba que esta joven, pues hasta la había idealizado, estudiaba economía. ¡…Sorpresas trae la vida…! Veinte años después me tocó asistir a una serie de charlas, dictadas entre otros expositores, por esta joven… ¡Bueno…! Era una señora mayor, con bastante peso y con hijos bien grandotes y para nada era economista… Se había doctorado en Psicología en una universidad norteamericana. ¡Por supuesto…! Intercambié palabras con ella…pero, en ningún momento le hice comentario alguno sobre mí pasado…

Al cabo de cierto tiempo –seis meses después- me subí al tren que me llevaría de regreso al lugar donde estaba la escuela que había abandonado… ¡Recuerden que aquí se inició este relato…!

Lo primero que hice cuando llegué a la casa, fue acomodar todos los libros que había llevado. Honestamente, no tenía ni ropa; pero, sentía una profunda felicidad en mi interior, al ver los libros que eran, ahora, de mi propiedad.

Al cabo de unos días, mi pequeño cuarto, ya no tendría el mismo aspecto que antes… estaba bien arreglado, con imágenes y mapas pegados sobre la pared. Coloqué los libros en un mueble viejo de madera, como lo hacen en las bibliotecas. No sería difícil adivinar que mi reciente experiencia transformaría mi vida para siempre…

Desde pequeño tuve la suerte –y siempre le daré gracias a Dios por ello- de estar en hogares, donde abundaban los libros, revistas, novelas y hasta las historietas cómicas del momento. También, crecí escuchando boleros y baladas en inglés y en español. Tal vez por estar siempre solo, sin familia, me alejaba de mi cruel realidad, leyendo libros y novelas… A pesar de leer bastante, nunca fui un intelectual ni aprendí a ver con optimismo la vida; siempre mi vida fue bastante superficial y sin muchos deseos de estudiar… Mi único afán era escaparme de la realidad, viajando como un aventurero sin rumbo.

La escuela me aceptó nuevamente, de manera condicional… Era mi último año de secundaria… Indudablemente mi vida había cambiado para siempre…Ya no era el mismo… Miraba el mundo de otra forma: quizás como esos grandes filósofos y sabios que ha tenido la humanidad…

Me preocupaba por hablar bien... Leía sobre todos los temas -sin descanso- para adquirir conocimientos a la velocidad de la luz; incluso, aprendía acerca de materias poco conocidas en esos años, como la parapsicología.

“Me hice amigo de las bibliotecas”. Cuando me arriesgaba a viajar a otros países, lo primero que buscaba eran las bibliotecas. Seguí siendo aventurero, realicé toda clase de trabajos, tuve altas y bajas en la vida; “pero, la forma de ver el mundo para mí, cambiaría para siempre”; incluso, los amigos y actividades, también.

De ser el peor estudiante, me convertí en uno de los mejores ese último año de secundaria. Participé en dos concursos de oratoria, representando a la escuela. Mi imagen cambió radicalmente, de modo tal que me transformé en un dirigente estudiantil. Y finalmente, para concluir este relato, me gradué de la escuela con el tercer puesto, hasta me gané una beca que jamás reclamé; pues, mi mundo se vino abajo, como siempre ha sido mi vida; y tuve que radicarme en otro país…

FIN…


Autor.
Eric Aragón
29 de mayo de 2010






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada