martes, 1 de marzo de 2011

¡Qué futuro dejamos a nuestros hijos…¡

Hace uno días, mi hija mayor –Mi Dios me ha regalado dos lindos hijos- me pidió que la ayudara a resolver una tarea que le habían dejado en el colegio. Ella está en el último año de la escuela secundaria y estudia Filosofía y Letras.

Se trataba de unas preguntas relacionadas con la familia, los valores morales y la sociedad. Recuerdo perfectamente las tres preguntas que me formuló: ¿Cómo influyen los valores morales en la sociedad? ¿Cómo la sociedad influye en la vida familiar? Y finalmente ¿Cuál es la raíz de la violencia intrafamiliar?

A continuación presento la explicación que le hice (a mi hija) en el mismo orden de las preguntas:

1. Uno de los mayores problemas de la sociedad actual, es que carece o no quiere respetar los valores morales, que representan la guía o el código de reglas que son necesarias para la mejor convivencia colectiva. En consecuencia, si no tratamos de conducirnos en nuestra vida cotidiana, tomando como referencia estas reglas morales o de conducta, estaremos viviendo en iguales condiciones que en aquellas etapas de la historia humana, donde prevalecía la violencia, la inmoralidad, y el libertinaje como forma de vida, sin medir los resultados de tales acciones.

2. En una empresa tiene que existir la buena comunicación, el respeto a los jefes y compañeros de trabajo; el cumplimiento del reglamento interno, las excelentes relaciones humanas y el buen trato a los clientes –que son la razón de la existencia de las organizaciones empresariales-. Esta práctica será uno de los factores importantes, para mantener a la empresa siempre competitiva, en un mercado cada vez más complejo. Igual ocurre con la sociedad y la familia. Ambas están unidas, de manera tal que una sociedad que rinde culto a todo lo negativo, será un mal ejemplo para la familia y sobre todo para los niños que serán parte de esa sociedad en el futuro.

3. La violencia intrafamiliar se origina precisamente en la falta de valores morales. Son éstos los que enseñan el gran valor de la unidad familiar, la tolerancia, la bondad, la solidaridad, la comprensión, el desprendimiento, el trabajo, la responsabilidad, la puntualidad, el esfuerzo y sacrificio; y el verdadero amor que debe existir en la conviviencia familiar. Y por supuesto, factores externos como las drogas y el alcoholismo, también hacen daño a la familia.


Si pensamos que no podemos hacer nada, porque la sociedad ya está dañada y pareciera que es la moda a nivel mundial; estaremos haciéndoles un gran daño a nuestros hijos y a los niños que tanto necesitan ayuda, a nivel mundial.

Me gusta repetir, en lo más profundo de mi mente, “No puedo cambiar el mundo, pero, si puedo cambiar mi conducta y hacer todo lo posible, empezando con el ejemplo de mi vida, para que mis hijos sean mejores seres humanos y cristianos.

Créanme que si podemos construir un mundo mejor para nuestros hijos…





Autor:

Eric Aragón

16 de abril de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada