viernes, 5 de agosto de 2016

Panamá, un país bendecido…

Tiene 4 millones de habitantes, pequeñísimo en territorio y sin ejército, Panamá se destaca por una gran característica que pocas naciones tienen: “Es un país bendecido por Dios”.

Panamá, en los últimos años se ha transformado en un país con gran crecimiento económico. El desarrollo de su infraestructura y tecnología es comparable con las grandes urbes. Posee una geografía envidiable y su alegre población lleva la paz en la sangre. Las grandes multinacionales sueñan con hacer negocios aquí; y por último, el Istmo de Panamá es marcado a nivel mundial como destino turístico.

Hace pocos meses el centro bancario de Panamá -uno de los más importantes del mundo- recibió un duro golpe por el escándalo “Panama Papers”, que estremeció a grandes personajes y tuvo un impacto internacional.  Sin lugar a dudas este escándalo colocó a Panamá en una posición delicada, por el supuesto blanqueo de capitales realizado por una famosa firma de abogados panameña. Por este caso el ministro de Economía francés arremetió contra la pequeña nación; sin embargo, cuando todo apuntaba que le tomaría un tiempo superar esta crisis financiera, en cuestión de semanas, la nación panameña, inteligente y sagaz comenzó a corregir las fallas de su sistema financiero y legal.

Los panameños no habían terminado de salir de un grave problema, cuando nuevamente eran azotados por otro escándalo de proporciones mundiales. El poderoso grupo Wisa radicado en Panamá, era acusado por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, de “lavado de dinero, facturación comercial falsa y otros métodos para justificar ganancias de varios narcotraficantes internacionales. “Otro golpe mortal para la economía de Panamá”.

¡Como un cuento de hadas, pero, no lo era! Por segunda vez los panameños demostraban al mundo entero ser “David” (historia de David y Goliat).  

A la pequeña nación no le bastó emerger de las cenizas como el “Ave Fenix”, sino que devolvió los dos golpes que recibió con mayor contundencia y determinación.

Hace unas semanas Panamá hizo una gran inauguración de su “Canal Ampliado”, una maravilla del mundo que no tienen los países más ricos del planeta. Esta colosal obra “panameña” contribuye a la expansión y desarrollo del comercio mundial.

¡Y cómo si fuese poco..! Hace unos días el Papa Francisco anunció en Cracovia, Polonia, que la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en el año 2019, será en Panamá.

“La Solidaridad, el gran corazón y la devoción cristiana de la población panameña los hace gigantes…”



Por:                                                                                                                       Eric Enrique Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada