sábado, 26 de marzo de 2016

Caminando entre las sombras…

Según los astrólogos modernos la conducta de las personas y de los eventos terrestres, está determinada por la posición y movimiento de los astros, llámese cuerpos celestes que se mueven por el infinito universo (galaxias, satélites naturales, meteoritos, cometas,  planetas y otros). Sin embargo, estas predicciones carecen de sustento científico y no influyen para nada en la superación de los seres humanos; de lo contrario no habría que hacer ningún esfuerzo ni capacitarse, simplemente, sentarnos a esperar que el horóscopo nos marque el camino a seguir...

La realidad es otra. Si los jóvenes –principalmente- desean un futuro agradable, tienen que estudiar para aprender un oficio y poder tomar buenas decisiones en la vida, que los lleven por el sendero del éxito. “Buscar el camino fácil es caminar entre sombras”.

Existen otros factores tan importantes como el estudio y la disciplina. Se pueden comparar con los condimentos adecuados que se deben utilizar para darle un sabor exquisito a la comida. Nos referimos a las reglas morales que son obligatorias para la buena convivencia humana; y también, a una norma muy especial, que está por encima de todas: “el respeto a la Fe Cristiana”.

A medida que transcurren los años, se evidencia más el futuro amargo y triste que tendrán muchos mortales. ¿Cómo es posible que cada año que pasa menos familias respetan la Semana Santa? ¿Adónde quedaron las sagradas enseñanzas de nuestros padres y abuelos? La unidad familiar se fundamenta en el amor, los valores morales y las tradiciones cristianas.

Los pasos del éxito o del fracaso comienzan en los primeros años de vida, es decir, en las enseñanzas de padres a hijos. 

Si la familia está unida por el sentimiento más poderoso que existe en el universo, el amor; y por los valores cristianos y morales, tenga la plena seguridad que la niña y el niño, cuando se conviertan en adultos, serán personas verdaderamente triunfadoras…




Por:                                                                                                                       Eric Enrique Aragón                                                                                                                                                                                                                                            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada