viernes, 1 de enero de 2016

¿Cómo iniciar con éxito el año 2016?

Si desea que el Año 2016 se convierta en una larga lista de éxitos, es necesario que las primeras palabras de año nuevo sean semejantes a las que aparecen en el verso 14 del Salmo 19 de la Santa Biblia (Reina Valera 1960): “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová, roca mía, y redentor mío”.

¡Por supuesto! No se puede ser un iluso para creer que no habrá dificultades ¡Claro que sí! Además son obligatorias para lograr los éxitos: “La única forma de alcanzar los triunfos y desarrollar el talento que tiene cada ser humano, es enfrentando y venciendo los problemas… No existe otro camino”.

Nuestro lamento debe transformarse en un himno a Dios, tal como lo hizo el pueblo hebreo cuando estuvo cautivo por casi 50 años, después de la conquista de Jerusalén (586 a.C. aprox.) por Nabucodonosor II, rey del  Imperio de Babilonia.  Posteriormente, el rey Ciro, mediante un edicto, acabó con el exilio de los judíos.

Los judíos, prisioneros, se sentaban frente a los ríos de Babilonia: el Éufrates y el Tigris, a convertir el llanto y el dolor que sentían,  en un gran himno de Fe y Esperanza en Dios.

Fragmentos del Salmo 137 (Reina Valera 1960).

“Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentábamos, y aún llorábamos, acordándonos de Sion. Y los que nos habían llevado cautivos nos pedían que cantásemos, y los que nos habían desolado nos pedían alegría, diciendo: cantadnos algunos de los cánticos de Sion”.   

“Si me olvidare de ti, oh Jerusalén, pierda mi diestra su destreza. Mi lengua se pegue a mi paladar, si de ti no me acordare; si no enalteciere a Jerusalén como preferente asunto de mi alegría”.

Hagamos de la oración a Dios, del amor a la familia, de la bondad hacia la gente necesitada, de los valores morales y de la buena educación: nuestra más grande tradición, que pase de generación a generación…

“…Así tendremos siempre el poder para vencer cualquier obstáculo que tengamos en la vida…”



Por:                                                                                                                       Eric Enrique Aragón




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada