martes, 28 de abril de 2015

Levántate de las cenizas como el ave Fénix…

Ave de la mitología egipcia, cuyo tamaño se parece al de un águila, de colores variados, fuerte pico y garras. Tenía la gran cualidad de que podía resurgir de sus cenizas, cada vez que se consumía por el fuego: con gran poder y gloria.

En diferentes épocas y con bastante frecuencia se ha citado, en la literatura mundial, esta colosal acción del ave Fénix, de resurgir de las cenizas: como un mensaje de motivación para la humanidad

En medio de la abundancia, de la alegría o cuando la mismísima vida le acomoda todo tal como usted más lo desea: es fácil presumir de ser un ganador… Si fuese tan sencillo, en el planeta no habría un solo perdedor. Todos seríamos héroes, millonarios, felices; en fin, la vida de ensueño.

Sin embargo, en la vida real, las cosas no son tan fáciles como en las películas que todo se planifica y se controla.  El porvenir no se puede controlar.

Hoy podemos ser felices y mañana estar en medio del llanto; hoy podemos ver a nuestros seres amados y mañana puede que no estén en este mundo terrenal; hoy podemos tener un excelente trabajo y mañana estar sin él. Hoy podemos gozar de todos nuestros bienes materiales y mañana estar en la miseria; hoy podemos saborear una buena comida y mañana estar con hambre; hoy podemos estar rodeados de amigos y familiares y mañana estar en la completa soledad; hoy podemos tener un lugar para dormir y mañana estar en la calle; hoy podemos alardear de buena salud y mañana estar enfermos…

¿Quién puede controlar su futuro? Que yo sepa: ¡Nadie! Ningún ser humano lo puede hacer. Vivir desdichado no es fácil. En estas circunstancias todos nuestros amigos y hasta familiares se apartan. Así somos de malditos los seres humanos, que cuando vemos a otros en desgracia, los abandonamos o nos burlamos de ellos “hacemos del árbol caído leña”, en lugar de salvarlo.

La mayoría de los mortales, en estos casos, pierde la esperanza y no logra levantarse jamás de la desgracia… Y un grupo opta por el suicidio…

Hacer el último esfuerzo para superar esta amarga situación, no es fácil. Muy pocos lo han conseguido… Éstos son los verdaderos héroes. Se levantan como el ave Fénix…

"Únicamente nos queda clamar a Dios y esperar que nos llegue esa ayuda divina…"

Hacer el último esfuerzo no es fácil; pero, tampoco, imposible…





Por:                                                                                                         
Eric Enrique Aragón                                                                                                                      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada