martes, 2 de septiembre de 2014

Nepotismo

Concepto que se refiere a la tendencia de aquellos individuos que ostentan el poder, de nombrar a familiares y amigos en puestos públicos. Esta es una práctica viejísima que ha llegado a nuestros días. En todos los países donde existe Democracia y Libertad de Expresión, algunos políticos pretenden hacerle creer al pueblo que el nepotismo es una buena práctica; sin embargo, a lo largo de los siglos se ha demostrado lo contrario.

En la antigua Grecia, el tirano Pisístrato nombró a parientes y amigos, con la finalidad de proteger al pueblo ateniense de los aristócratas políticos. Antes de fallecer dejó en el poder a sus dos hijos, quienes más adelante fueron derrocados por abuso de poder. Posteriormente se estableció la Democracia en Atenas.

Otro caso destacado ocurrió en la época romana (Edad Antigua). Pompeyo, Cónsul de la República Romana, hombre rico, político y general, formó parte de una alianza política con Marco Licinio Craso y Cayo Julio César, llamada Primer Triunvirato -, que marcó el destino político y militar de la última etapa de la República Romana; nombró a su suegro Cecilio Metelo Escipión, en un puesto político y militar de gran envergadura e influencia. Metelo Escipión, no demostró la capacidad adecuada para el cargo, a tal extremo que fue acusado de soborno ante el Senado por el Tribuno Marco Antonio.

En la Edad Media, ciertos Papas y Obispos de la Iglesia Católica, nombraban a parientes en altos cargos, como el de Cardenal, para seguir controlando el poder.

Napoleón Bonaparte, también utilizó esta vieja artimaña, de nombrar a familiares en altas posiciones para formar su imperio, en gran parte de Europa (inicios de la Edad Contemporánea).

Estos son algunos casos relevantes de nepotismo, de miles y miles a través de la historia de la humanidad, que demuestran que esta práctica no ha sido beneficiosa para el pueblo ni para los propios gobernantes. Los resultados siempre han sido en muchos casos nefastos.

No podemos vivir creyendo, que aquel funcionario público con mando y poder, si tiene la oportunidad, no va a favorecer a parientes y amigos. Además, es lógico rodearse de personas de confianza… ¡Cómo dicen los gobernantes! ¡Gente que me cuide la espalda…! Las Constituciones de los distintos Estados, establecen las restricciones para estos casos; pero, siempre permiten en algunas posiciones este tipo de nombramiento.

El dilema radica en determinar hasta que punto esta práctica es positiva. En otras palabras, no abusar de esta clase de nombramiento y estar bien seguro de que la persona que se nombra es la correcta. No bastan los méritos académicos y profesionales; igual hay que comprobar que será capaz de conducirse con toda honestidad, transparencia y rendirá cuentas al país de su gestión sin ningún problema. El funcionario público está obligado a ser leal al pueblo y a las leyes del país. ¡Por supuesto, el Servidor Público debe  ser cuestionado por la sociedad civil y los medios de comunicación, cuántas veces sea necesario; esto es parte de la transparencia!

Por otro lado, nombrar parientes en puestos públicos, puede traerle problemas morales, familiares, legales y políticos al gobernante de turno, si existen denuncias de corrupción.

Este problema lo debe resolver el gobernante con su buena capacidad analítica y la experiencia política que debe tener...





 Por:                                                                                                                      
 Eric Enrique Aragón 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada