jueves, 5 de junio de 2014

¿Y ahora qué harás? ¡Afligirte o seguir tu camino…!


Lo más probable es que una persona por muy fuerte que sea, frente a las críticas negativas y constantes, se sienta profundamente humillada y acongojada  o tal vez con el deseo de cometer una locura.  Esto  le puede pasar a un adolescente; como también, a una persona adulta, que se supone que ha desarrollado un carácter fuerte y sabe exactamente lo que quiere.

La burla afecta gravemente a los adolescentes, por ello es necesario que los padres o tutores aprendan a motivar a sus hijos cuando estén en la mira de los individuos desalmados, que viven del sufrimiento de los demás.  ¡Gracias a Dios! Los niños y jóvenes pueden superar estas críticas sin mucho trauma, si cuentan con la ayuda adecuada de los padres y  maestros.

¿Cómo se sentiría ante las críticas negativas un ser humano de mediana edad, cuyas fuerzas ya casi lo abandonan, sin el apoyo familiar, sin casa, casi en la miseria total; pero, que está haciendo su mayor esfuerzo físico y emocional, para salir adelante?

¡Un duro golpe! Qué alguien a quien se le ha confiado ciertos eventos familiares, y que se suponía una persona seria, profesional y equilibrada, arremeta contra uno diciendo: –más bien vomitando las palabras- que es un fracasado en la vida, sus hijos no lo quieren, su familia extranjera lo trajo a este país y lo abandonaron como un… No tiene casa, ni jubilación y nadie le da trabajo, porque es un viejo, jamás se podrá acomodar, su tiempo ya pasó, es un cadáver viviente… Sin embargo, lo más triste es saber que en cierta forma tiene toda la razón, y lo más seguro es que la gente que lo rodea a uno piensa igual…

¡Qué difícil pretender lograr lo que se debió conseguir a lo largo de la juventud! En estas condiciones están cientos de miles de adultos, en todo el mundo. Tristemente, tiraron a la basura sus mejores años mozos… La juventud es sinónimo de fuerza mental, física y emocional; de manera tal, que aquello que deseen hacer o tener los individuos en sus mejores años de vida, como por ejemplo una vivienda, una profesión, una familia unida, un buen trabajo, un carro, una vida espiritual y física totalmente sana: lo podrán conseguir, ya que la juventud significa poder, poder y poder…

Con el dolor en el alma, tengo que manifestar que las estadísticas sociales, revelan que una gran parte de estos adultos terminan muy mal: frustrados, abandonados, en la miseria, despreciados por la familia, sumergidos en el alcoholismo, en la calle como muertos vivientes…

Regresamos al título de este artículo. Si tú estás ahora mismo pasando por este problema: ¿Y ahora que harás? Sólo existen dos caminos: te dejas arrastrar al abismo donde están las almas infelices y fracasadas; o sigues tratando de mejorar tu existencia… Por supuesto, como el alimento que necesitas diariamente, todo estará en tu contra; pues, recuerda que tu tiempo ya pasó. ¡Tú dejaste que pasara sin hacer nada por tu vida! 

No obstante, si hay algo que puedes hacer todos los días y nadie te lo puede arrebatar, ni siquiera el tiempo: “Confiar en Jesús”   “Creer en su bondad”.

“Hubiese yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Dios”




Por:
Eric Enrique Aragón













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada