viernes, 25 de mayo de 2012

¿Qué pasó con Jhon Travolta?

A este famoso actor de Hollywood, le ocurrió igual que a muchos hombres: “el secreto más guardado, se hizo público…” Como dicen algunos “salió del closet”.

Ahora este asunto no es nuevo ni propio de nuestros días.  Desde épocas remotas, el hombre viene quebrantando las leyes divinas.  Buscando la felicidad donde no está. Hundiéndose cada vez más en el fango.  

Indudablemente, el papel fundamental de los medios de comunicación ¡Gracias a Dios por la libertad de prensa! le permite a la sociedad entender mejor las consecuencias negativas de estas acciones.

Por ejemplo, el caso de Jhon Travolta.  Destruye una familia por completo. ¡Qué dolor y humillación para la esposa! ¡Y los hijos! ¿Cómo quedan? Marcados por la desdicha para toda la vida.  Y si no tienen un buen apoyo familiar y profesional, lo más seguro es que jamás se recuperen.

Se podrían mencionar tantos hechos recientes de gente famosa y común, que por llevar una doble vida (homosexualismo, infidelidad, alcoholismo y drogadicción, desenfreno, violencia intrafamiliar, etc.), han dejado a su paso familias desintegradas que nunca sabrán lo que es la felicidad… Hijos desdichados, que una vez creyeron y confiaron en el amor de sus progenitores.  Esposas que se sentían afortunadas por la linda familia que tenían… ¡Y ahora sólo ven oscuridad por el camino!

En la vida hay que tomar decisiones correctas y aprender a desarrollar el carácter necesario para mantenerse firme.  El ser humano no debe ser como la hoja que el viento lleva para donde quiere.  Tome el control de su vida… Vaya por un buen sendero…

La primera y más importante decisión que debería tomar un mortal, es seguir los pasos de Jesús y todo lo que esto implica; es decir, un sistema de vida adecuado, que no infrinja las normas cristianas ni morales, ni afecte el bienestar de la familia. 

La segunda decisión –no menos importante- es reconocer el grave problema que se tiene. Y que se desea corregir por el bien de la familia; y más que todo, por amor a los hijos.  Pida ayuda a Jesús, mediante la oración.  Una oración con mucha fe y confianza, tiene poder.  Asimismo, es esencial buscar apoyo familiar y profesional.

La conducta negativa de los hombres trae como resultado: una sociedad podrida, la familia desintegrada e hijos desdichados…

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”  Filipenses 4:13


Por:
Eric Enrique Aragón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada