martes, 8 de febrero de 2011

Una ciudad en apuros

Como aquel caballero medieval, imponente por su armadura y gallardía, vencedor de muchas batallas y deseado por lindas princesas; un río, grande y caudaloso, se levantaba como un poderoso gigante, en medio de una comunidad.

Sus aguas eran tan abundantes y cristalinas, que parecía que la misma naturaleza se rendía a sus pies. Una vez se oyó decir a la gente, que el mismísimo Dios lo había creado para deleitarse: contemplando sus hermosas corrientes de agua.

Rodeado de altivos y refrescantes árboles, todo un pueblo se sentía tan orgulloso de éste (río), que las autoridades decretaron que sus cristalinas aguas, fuesen llevadas a una gran parte de la ciudad. Una planta potabilizadora, mediante una serie de pasos (proceso) y tuberías (acueducto), se encargó de transportar el agua a cada rincón de miles de hogares.

La ciudad entera y sus gobernantes, estaban tan alegres, que se la pasaron de fiesta en fiesta… Así transcurrieron los años y se olvidaron del hermoso río, fruto de la sabia naturaleza.

Permitieron asentamientos humanos cerca del río. Se tiró toda clase de basura, para ver como ésta se hundía en sus profundas aguas; derribaron árboles a diestra y a siniestra. Las edificaciones, al igual que la ganadería y la agricultura, le arrebataron la firmeza al suelo, siendo éste arrastrado al río, por los abundantes aguaceros. ¡Y la planta potabilizadora! Nadie se preocupó por su debido mantenimiento ni modernización. Se marchitó como la bella rosa, que nadie quiso cuidar.

La metrópoli entera seguía cantando y bailando, hasta que una vez llovió tanto, que la potabilizadora entera fue tapada por el lodo, la basura y todos los desechos humanos. “No se pudo hacer mucho para evitar el desastre” ¡Crónica de una muerte anunciada…!
Los habitantes de la enorme ciudad, sin distinción de raza, credo, posición económica, poder político o nivel educativo, fueron sometidos a la más cruel escasez del vital líquido para la vida humana: “el agua”.

Por toda la ciudad se observaba a la gente, buscando con desesperación una gota de agua, que saciara su desgarradora sed. En cualquier parte –ya era algo cotidiano- los adultos, jóvenes y niños, cargando tanques y botellas, para recoger unas gotas de agua, en cualquier callejón. O un encumbrado mortal, se bajaba de su fino vehículo, desesperadamente, con tanques y botellas, para aprovechar un chorro de agua.

Por otro lado, se veían los carros cisternas repartiendo agua, a una muchedumbre enojada (personas), a veces al borde del pánico y de la más cruel ira. En fin, baños, casas, oficinas y sus habitantes: todos sucios y hediondos… “El hermoso río y la naturaleza, se cansaron de la indiferencia y la crueldad de los habitantes de la ciudad…”

Este relato parece un cuento, pero, realmente no lo es. Esta historia le sucedió a una gran ciudad, cuyo vecino más cercano es el océano Pacífico.

El agua es un elemento que da vida y vida en abundancia. La naturaleza no las ofrece gratuitamente. Cuidemos los ríos y mares: esta es creación de Dios para que el hombre se beneficie. Pero, tenemos la responsabilidad de “protegerla”, “no abusar de ella”, “ni destruirla”.

Por:
Eric Enrique Aragón




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada