domingo, 13 de febrero de 2011

¿Cómo sería la vida sin Dios?

¡La vida sin Dios sería muy triste, dolorosa y sin una gota de esperanza en un mañana mejor!
La existencia humana es imperfecta y a veces pareciera que la mismísima vida nos tratara injustamente.
¡Y si usted no cree! Entonces, pregúntele a un hijo abandonado por sus padres ¡Cómo se siente! A una amorosa y abnegada madre, qué siente después de haber perdido a su hijo en un accidente automovilístico. A un enfermo de cáncer o a los niños que viven en la calle, porque la sociedad –que es usted- no hace nada para ayudarlos…
¿Cómo sería la vida sin Jesús? Sería muy oscura y deprimente… Sin valores morales ni ideales de fe y superación. La vida sería melancólica y apagada… ¡Sin amor! ¡Sin sueños! ¡Sin bondad ni solidaridad! ¡Sin unidad familiar! ¡Sin salvación para nuestras almas! ¡Sin un mañana mejor!
Sin Dios, no tendríamos un Amigo Todopoderoso: ¡Comprensivo! ¡Tolerante! y ¡Misericordioso! , a quien pedirle ayuda en los momentos más difíciles; llenos de dolor, angustia y llanto… ¿Qué haríamos sin Dios? ¿A dónde iríamos? ¿Qué sería de nuestra familia?
El único ser Todopoderoso, comprensivo y misericordioso, que nos puede fortalecer, cada vez que dejamos de luchar por alcanzar nuestros sueños e ideales, es Jesucristo que dio su vida, a cambio de nuestra felicidad.
“Alzaré mis ojos a los cielos ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová que hizo el cielo y la tierra…” Salmo 121


Por: Eric Enrique Aragón12 de febrero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada