jueves, 13 de enero de 2011

¡Tal vez el mañana nunca llegue!

¿Por qué tenemos que esperar tanto para cambiar nuestra vida? Cuando sentimos el dolor nos damos cuenta de que estamos indefensos. Anhelamos, quizás con lágrimas en los ojos, que vuelva el pasado para cambiar algunas cosas o para valorar y amar todo lo hermoso que nos rodea, empezando con nuestra familia. ¿Por qué esperar más?
Cuando perdemos un familiar, entonces, nos ponemos a llorar desconsoladamente. Gritamos ¿Por qué te lo llevaste Dios mío? Sentimos un infernal dolor; porqué en ese preciso momento, recordamos que no le dimos amor ni amistad a ese ser amado, que ya no estará más con nosotros.

Porqué tenemos que esperar que ocurran los graves problemas para corregir algunos errores; para cambiar los hábitos negativos; para ser mejor esposo o esposa, hijo o persona; o peor aún, para acercarnos a Dios. ¿Por qué? ¿Por qué esperar tanto, innecesariamente?

Dios nos dice en la Sagrada Escritura: “Clama a mí y Yo te responderé”. “Los que vienen a mí cargados y cansados, Yo los haré descansar”. Dice Nuestro Señor Jesucristo: “El diablo viene para matar, destruir y robar, pero, Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia”.


Jesucristo nos dice por medio de los Evangelios: “que en este mundo habría mucha maldad. Incluso que ésta se multiplicaría”. Por eso, siempre recomendaba –Él respeta la libertad de decisión- practicar los preceptos cristianos, que se resumían en amar a Dios, sobre todas las cosas; y al prójimo.

¿Qué significan estas palabras? Sencillamente amar a nuestra familia; respetar a todos los seres humanos; decir palabras positivas y que expresen gratitud; ser solidario con los demás, compartir la alegría y el dolor con nuestros semejantes; practicar la tolerancia, la bondad, la comprensión. Ser honrados en todo momento.

Y lo más importante, dedicarle siempre unos minutos a Dios, de modo que podamos agradecerle por la vida que nos da; por nuestros hijos y familiares. Pedirle por los más necesitados y la fuerza necesaria para seguir trabajando por un mundo mejor y soportar las difíciles pruebas que podamos tener a lo largo de nuestra existencia terrenal....

Por:
Eric Enrique Aragón
13 de enero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada