viernes, 21 de enero de 2011

¡Piensa positivamente!

La fuerza del pensamiento

Marcha con la cabeza firme, confiada y sonriente, y todos confiarán en ti. Proyecta fuerza y entusiasmo, incluso, con los movimientos de tu cuerpo.

Cuando te asalte la duda, permanece con el corazón firme y con el deseo de luchar hasta el fin.
Si la ofensa y la calumnia te hieren, no te lamentes inútilmente, dedícate a trabajar…

Procura dar lo más que puedas: una buena palabra; una sonrisa; un gesto de estímulo, un pensamiento generoso… Y sentirás en tu corazón una gran verdad, “es mucho mejor dar que recibir”.

¡Resuelve tu problema!

No te dejes engañar: ¡Sólo tú serás responsable del camino que eliges! Nadie podrá rendir cuentas por ti. Procura, por lo tanto, vivir acertadamente, de acuerdo con tu conciencia.
¡Resuelve tu problema! Comienza, pues, a partir de este momento. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
Ciertamente, no puedes resolverlo todo de la noche a la mañana… ¡Pero, comienza ya! Y si caes de nuevo, no te desanimes. ¡Vuelve a comenzar cuantas veces sea necesario!
Cada uno es responsable de sus actos. ¿Por qué tienes que desanimarte por lo que hacen o dicen los demás? ¡Sigue trabajando! ¡Adelante! ¡No te desanimes! ¡Tu puedes!
Aunque todo esté contra ti: sigue luchando, no te dejes vencer. ¡Tu puedes!
Tu puedes vencer todos los problemas, si quieres…

Modifica tu modo de pensar, para que tu salud sea firme y estable.
Deja de quejarte de tus dolencias. Éstas aumentan a causa de nuestros pensamientos negativos.
Aprende a descansar la mente.
La mente cansada no puede pensar bien.

El pensamiento es la mayor fuerza que existe sobre la tierra.
No te dejes sugestionar por palabras y pensamientos negativos.
Siempre existe una solución para cualquier problema, por más complejo y difícil que parezca.


Por:
Eric Enrique Aragón
21 de enero de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada