sábado, 25 de diciembre de 2010

La navidad que sale del corazón…

¿Cuántos seres humanos sienten en su corazón el verdadero significado de la navidad?
La mayoría de personas casi en todos los países occidentales y más que todo en América Latina, actúan como un gran río cuando se desborda, en la época de navidad. Hacen grandes fiestas, con canciones estridentes, juegos artificiales por todas partes y una algarabía, que parecieran peleas de gallos o carreras de caballos. Y la nota sobresaliente es el intercambio de regalos, los abrazos y la expresión, que se ha convertido en un protocolo obligado “feliz navidad”.
No se puede juzgar a los que celebran la navidad de esta forma. Cada uno lo hace de acuerdo a sus convicciones y siguiendo las costumbres de su familia.
No obstante, debemos sentir y practicar el verdadero significado de la navidad. Ésta nos debe traer el recuerdo de un niño que nació hace 2 mil años, en Belén. Cuya misión era llevar en su espalda nuestros males y sufrimientos, para que todos nosotros pudiéramos alcanzar la salvación de nuestras almas.
Pero, lo más hermoso de este acto de fe y amor por la humanidad, es que podemos tener una herramienta poderosa para utilizarla en cada momento difícil y triste de la vida, no importa si es un problema material o emocional.
Gracias a ese niño, llamado Jesús, hoy día, todas las personas que necesitan ayuda para dejar un vicio, controlar la ira, lograr la unidad familiar, practicar los valores morales, mejorar la conducta de los hijos; conseguir un empleo, resolver un problema en el ambiente laboral, satisfacer una necesidad material, pedir ayuda en medio de una enfermedad o dolor… “únicamente tienen que pedírselo a Jesús y creer en Él Jesús tomará en sus manos el problema y lo resolverá de la mejor manera para usted.
¡Por favor! Aparte unos minutos de su agitada vida en este mes de diciembre, vea todo lo hermoso que usted tiene y agradezca desde lo más profundo de su corazón a Jesús por haber nacido y por ayudarle cada vez que clama a Él con fe.
Pídale la fuerza necesaria para mantener a su familia unida y que usted sea mejor practicante de la Fe Cristiana.

Jamás olvide que hay seres humanos que tienen graves problemas y sobre todo los niños... ¡Quizás usted los puede ayudar!







Por:
Eric Enrique Aragón
25 de diciembre de 2010






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada