martes, 1 de junio de 2010

¡Cuándo mi vida cambió…! Parte I (Relato)

Miraba los grandes árboles que me rodeaban y cuyas ramas se movían de un lado a otro, casi de una manera rítmica. Se podía escuchar un hermoso y leve sonido, producto de la suave brisa que soplaba, como si la bella princesa de un cuento de hadas, acariciara mi poco agraciado rostro.

Estaba sentado en la banca de un famoso parque, a mi lado una muchacha... De piel muy blanca, demasiado alta para mí. Ella pertenecía a una familia de clase media y de fuertes principios morales… Ambos cursábamos el penúltimo año de la escuela secundaria. La verdad no me explico que hacía conmigo. Desde corta edad he sido un enamorado de las mujeres lindas… pero, siempre me ha ido mal… tal vez por no tener el físico de Paul Newman; más bien, si habría que compararme, sería con un Orson Welles… ¡y quizás éste atrajo más mujeres en una hora, que yo en toda una vida…!

Todos los compañeros de estudio y la directora nos andaban buscando por todas partes…Eran las diez de la mañana y nos habíamos escapado de la escuela para ir al parque a darnos unos besos… Siempre la cuerda se rompe por el lado más delgado. En este caso –utilizando el sentido figurado- yo representaba esa parte más frágil de la cuerda. La directora me quería expulsar del centro educativo y los padres de la joven hicieron una campaña para ponerme como el peor de los estudiantes… ¡Y por supuesto…! Le prohibieron a la esbelta muchacha que tuviera contacto conmigo… Unos días después, ella me pidió que nos viéramos a escondidas, pero, mi orgullo y frustración hicieron que no la determinará jamás…

Mi vida de adolescente en ese momento era un caos, andaba de tumbo en tumbo. No sabía que quería en la vida ni que camino seguir. Dentro de unos meses cumplía dieciocho años y para rematar no sabía que hacía en la escuela…No era mi prioridad, no me gustaba. No tomaba el estudio en serio. Me dedicaba a la vida mundana… Llevaba una vida nocturna –parecida a la de un vampiro- hasta altas horas de la noche en las cantinas, bares y lugares de apuestas. Me gustaba jugar billar, era un apostador hábil. Ganaba dinero, a pesar de estar prohibido para los menores de edad, trabajando en los billares… Era un joven precoz en esta clase de vida, en la cual predominaba lo negativo… De vez en cuando tenía que darme puños con alguien… En fin, no era de extrañar que viviera así, al fin y al cabo, soy hijo de una gitana española, que huyendo de la persecución en Europa –tal vez buscando una mejor vida para mí- vino a América a abandonarme a principios de la década del sesenta; para ser exacto en el año mil novecientos sesenta y uno.

Después del incidente con la joven, decidí viajar a otra ciudad. Desde pequeño me gustó viajar… Siempre me la ingeniaba para hacerlo, a veces sin plata ni ropa. Usando la imaginación y el juego de palabras, lograba viajar a otras lejanas regiones. Nunca me sentí como parte de los lugares donde vivía, con alguna persona o familia que –supuestamente- me quería adoptar; pero, que al final me daban una patada… y para la calle; porque según ellos, yo no iba a servir para nada productivo en la vida… Me habían condenado antes de tiempo… Prácticamente, viajé con lo que tenía puesto y con casi ningún dinero.

Ha transcurrido la mitad del año 1979. Cuando se me acabó el dinero, tuve que dormir un par de días en un callejón. Mi cama consistía en unos cartones. Tenía que dormir con un ojo abierto, pues, abundaban los del mal vivir. Se me ocurrió –creo que desde que nací tuve una gran imaginación- ir a una iglesia, no recuerdo la denominación, y decir que había sido objeto de un robo y que por favor me ayudaran, pues, necesitaba un trabajo y donde quedarme…Tengo que reconocer que a diferencia de otros, siempre le caía bien a la gente… De repente no quedaban muy convencidos de la historia que les contaba, pero, siempre me ayudaban…

Terminé en la casa de una gente que asistía a la iglesia. Un señor miembro de esta familia, trabajaba arreglando los jardines y limpiando el patio de casas de familias pudientes. Lo hacía como un servicio profesional y le pagaban por día. Trabajé unos días como ayudante. Después me recomendó para que trabajara con un señor de familia rica y aristocrática, como jardinero y aseador. Como el trabajo era de tiempo completo, tenía que dormir en un cuarto que estaba detrás de la residencia. Realmente eran dos habitaciones especialmente para los empleados. ..¡Y qué cuartos…Eran bonitos y sus baños con preciosos mosaicos!

La residencia era de una sola planta, pero, enorme y muy linda. Tenía una terraza en la parte posterior; al igual que una gran piscina que me tocaba limpiar todos los días. Una fachada impresionante…Tenía grandes columnas de piedras, pintadas de un apropiado color rojo, que las hacían atractivas a los ojos humanos. Un jardín lleno de flores de todos los colores. Y un garaje para varios automóviles. Sin embargo, no todo era perfecto aquí… La familia estaba separada… Simplemente mostraban una falsa imagen a la sociedad de ricos y famosos, como lo eran. La esposa, una señora gorda y sin mucha gracia, ocupaba un cuarto lejos del esposo –aún no se habían divorciado-. Era dueña de una casa de playa, en un lugar exclusivo para los aristocráticos y recibía un jugoso cheque mensual por servicios prestados como diplomática –más bien creo que se trataba de un regalo que le hacía su influyente familia-.

Continuará….




Autor: Eric Aragón
27 de mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada